El comercio de Valladolid se resiente con las rebajas de verano

Este periodo, clave para las ventas, está dejando datos negativos en el sector del cormercio según las principales organizaciones.

Las rebajas no cumplen las expectativas esperadas para el verano de 2017 en Valladolid. A pesar de que los datos recogidos hasta el momento sean un 2% más positivos que el pasado año, la mayoría de los comerciantes se muestran insatisfechos con las ventas del mes de julio.

 

Los resultados económicos recogidos por la Federación de Comercio y Servicios de Valladolid y Provincia (FECOSVA), y la Asociación Vallisoletana de Comercio (AVADECO), revelan una disminución en el público y en las ventas.

 

Ambas organizaciones coinciden en que uno de los factores más importantes es el exceso de promociones a lo largo del año y, principalmente, el adelanto de los descuentos antes de empezar el mes de julio; lo que ha motivado unas “rebajas desvirtuadas y confusión en los consumidores”, tal y como apunta AVADECO.

 

Javier Labarga, presidente de FECOSVA, ha expresado que desde que la Junta de Castilla y León no marca un periodo de rebajas como tal, “el sector se ha visto muy perjudicado y se ha descentrado al consumidor”. También ha añadido que lleva habiendo rebajas desde el mes de mayo, con ofertas, semanas fantásticas y promociones, por lo que, cuando llega el mes de julio la gente no tiene ninguna necesidad de comprar la ropa de verano”. Además, opina que el término rebajas está “muy gastado”, y sería necesaria una “renovación” en el planteamiento de estos periodos.

 

Según el informe recogido por AVADECO, para 6 de cada 10 comerciantes la campaña está siendo regular o mala. Aporta los siguientes porcentajes: el 56% señala que tiene menos clientes, el 32% de los comerciantes ven su negocio igual que el año anterior y, tan solo un 12% cree que sus ventas han aumentado.

 

La organización cataloga como “crítica” la situación de muchos comercios, teniendo únicamente una “actividad aceptable” aquellas tiendas ubicadas muy céntricas, en torno a la calle Santiago.

 

La solución para sacar a flote el periodo de rebajas, y hacer que éstas vuelvan a ser rentables, radicaría en “buscar un modelo que permita fijar calendarios y establecer un orden es el sector.”