El colectivo ‘La Molinera’ pide colaboración para realizar su instalación eléctrica en el Marqués de la Ensenada

Decenas de personas ocuparon en julio el Hotel Marqués de la Ensenada y lo han convertido en un centro social que abrirá sus puertas coincidiendo con las fiestas de Valladolid.

Catalogado como Bien de Interés Cultural por la Junta de Castilla y León en 1991, el edificio del Hotel Marqués de la Ensenada ha sido el primer y único hotel de 5 estrellas de la capital vallisoletana, por lo que "ha pasado de ser una pieza industrial importante y emblema de la soberanía alimentaria castellana a convertirse en un reducto para el turismo de unas pocas personas con elevadas posibilidades adquisitivas", señalaron los responsables de 'La Molinera' en su carta de presentación.

 

Este lunes, 20 de agosto, Javier Lázaro, portavoz de la plataforma, y Carolina González, integrante del colectivo, han abierto las puertas del hotel a la prensa para contar sus proyectos y acciones colectivas en este espacio que llevan ocupando desde primeros del mes de julio. Los jóvenes han informado sobre el suministro de electricidad que pretenden instalar próximamente, con la ayuda económica de la gente, y sobre su apertura como centro social el 30 de agosto, coincidiendo con las Ferias y Fiestas de Valladolid, para la realización de actividades lúdicas.

 

Entre las primeras ideas que pusieron en marcha destacaron la creación de una biblioteca popular, un cinefórum o una cafetería. Mientras, otros proyectos que están desarrollando incluyen talleres artesanos, una radio comunitaria o el establecimiento de un rocódromo en la sala donde antes se encontraba la recepción del hotel.

 

El colectivo 'La Molinera', que ocupa el edificio del abandonado hotel Marqués de la Ensenada, ha solicitado colaboración ciudadana, este lunes, para financiar la instalación fotovoltaica aislada de 12 paneles solares con el fin de abastecer de luz el centro social y alcanzar la "soberanía energética" con "coherencia ecológica", según el portavoz.

 

Javier Lázaro y Carolina González, reivindicativos en todo su discurso, han asegurado que el presupuesto de la instalación ascendería a unos 6.000 euros, razón por la que han puesto en marcha la campaña 'Necesitamos tu energía', dirigida a todos aquellos que deseen realizar una donación económica para iluminar el centro social a través de sus bonos apoyo o donando dinero a través del sistema de su página web.

 

“Hay que tener en cuenta las necesidades vitales. Tenemos que hablar de nuestro hambre de pan, de techo, de agua, de luz y de calor” ha dicho Gónzalez. “Vamos despacio porque vamos lejos”.

 

“No creemos que existan salidas individuales a este sistema económico y social y por ello nos ponemos manos a la obra para elaborar proyectos y soluciones colectivas que influencien y materialicen la necesaria transformación social que ansia nuestro pueblo, para poder desarrollarse mas allá de la supervivencia agónica en la que nos quieren mantener. ‘La Molinera’ no se conforma, como la juventud, con un futuro de miseria. Si necesitamos luz para iluminar la esperanza, no queda otra que embarcarse en un largo camino hacia la soberanía total como pueblo en general y como proyecto político y sociocultural en particular. Y una de las muchas necesidades que tenemos como humanos es la luz” comenta Lázaro.
 

 

“Con esto venimos a presentar un ambicioso proyecto de soberanía energética para La Molinera. No creemos en las lógicas del mercado que no busca dotarnos de las necesidades básicas”

 

De este modo, el sistema fotovoltaico dotará al edificio de aproximadamente tres kilovatios de potencia a través de una docena de paneles solares que acumularán la energía en un sistema de baterías en serie para, después, transformarse en corriente alterna con un inversor-cargador que la distribuirá por el edificio. En cuanto al sistema de agua, aun no han conseguido ningún tipo de acceso por lo que se abastecen de fuentes públicas.

 

"En un mundo finito lo más lógico es no consumir más de lo que se produce", ha indicado Lázaro, quien espera que esta luz sirva para "iluminar el camino y alumbrar de esperanza" con el objetivo de transformar la sociedad y lograr que esta alcance una mejor calidad de vida. Según ha explicado, el hecho de que la instalación sea "aislada", significa que “no estará conectada a la red eléctrica externa, lo que nos proporcionará mayor independencia en nuestro camino hacia la autogestión”.

 

El objetivo que persigue el colectivo es lograr la independencia como proyecto para demostrar que es posible funcionar al margen de las empresas eléctricas y González ha avanzado también, la voluntad de abrir el edificio al público, ya como centro social, desde el próximo 30 de agosto coincidiendo con las fiestas patronales de Valladolid con actividades lúdicas y artísticas.

Noticias relacionadas