El Club Patinaje en Línea Valladolid se queda fuera de la final de la Copa del Rey

El Club Patinaje en Línea Valladolid, antes del comienzo del partido. TRIBUNA

Los vallisoletanos perdieron en la segunda prórroga con gol de oro ante Rubí por 4-5, en lo que fue un partido de alta tensión y muy igualado.

El Club Patinaje en Línea Valladolid se quedó fuera de la final de la Copa del Rey tras perder, de la forma más amarga, en la segunda de las prórrogas ante el Rubí catalán con gol de oro (4-5). En un encuentro jugado de poder a poder y que parecía que se iba a resolver en la tanda de penaltis, un error del portero Kaukinen dejó la pastilla franca a Heribert Pérez que, sin el finlandés bajo palos, solo tuvo que empujar para hacer ese 4-5. Los vallisoletanos se quedaron, de esta manera, sin poder luchar por el primer gran título nacional de la temporada.

 

El partido comenzó con tensión y las pulsaciones a cien. Además de varios power play (superioridades). A los 6 minutos se produjo la primera jugada clave de las semifinales. El CPLV tuvo la primera acción con uno más, pero perdió la pastilla cerca de su portería y Fajardo aprovechó el regalo para hacer el 0-1. El mazazo se atemperó en la segunda superioridad.

 

Esta vez no hubo pérdida de posesión y sí gol de Jack Telford, que hizo el 1-1 a los 10 minutos. A los 11 llegó una nueva acción clave, con una agresión de Fajardo sobre Andrés Portero, que acabó con los dos expulsados. Tras unos momentos de consulta de los colegiados, tiempo muerto de Ángel Ruiz, Xavi Porqueras, Mario Díez y Lluis Torres hicieron el 1-2, el 2-2 y el 2-3 en apenas 57 segundos. Quedaban 8 minutos y el encuentro estaba muy abierto, pero con dudas del lado vallisoletano.

 

El encuentro se complicó aún más antes del descanso, con una doble inferioridad del CPLV, saldada con el cuarto de los catalanes, de nuevo de Torres. Había que reaccionar, y el conjunto vallisoletano lo hizo desde el mismo momento en el que comenzó la segunda parte. A los 30 segundos hizo el tercero, por medio de Telford; para empatar a los cuatro minutos en una de las mejores jugadas del partido, gracias a Guille Jiménez.

 

Con 4-4 empezó un nuevo partido, con una sola inferioridad, de nuevo del CPLV, mucha presión con el marcador, conscientes de que un gol podía dar el pase a la final.

 

Así que se llegó a la prórroga, en la que se mascó la tensión en cada acción, porque un gol suponía la final. Los vallisoletanos tuvieron la posesión en la primera, mientras que Rubí buscó las pérdidas de su rival.

 

En la segunda se repitió el guión, pero con un final diferente. Los pucelanos dispusieron de una superioridad, pero una pérdida les llevó a cometer una falta e igualar el número de jugadores sobre la pista. Y a 1.31 para el final llegó la jugada decisiva, con Kaukinen saliendo de portería para controlar una pastilla, perdiendo la posesión ante Heribert Pérez, que hizo el definitivo 4-5 a puerta vacía. Final amargo fuera de la final.