El clínico moderniza su sistema de historiales clínicos electrónicos

Hospital Clínico Universitario de Valladolid.

   

Pretende así incrementar la  calida d de la asistencia que presta a los pacientes.

  

El Hospital Clínico Universitario de Valladolid ha culminado la última fase de modernización de sus programas de historia clínica electrónica (HEC) del paciente para mejorar la coordinación e incrementar así la calidad de la asistencia.

 

En concreto, esta última fase permitirá la puesta en marcha de los nuevos programas -Jimena 4 y Gacela- que gestionarán todo lo relacionado con la historia clínica electrónica.

 

El el objetivo de modernizar todo el software médico, de enfermería, de Trabajo Social y de los psicólogos clínicos, y mejorar la calidad de la asistencia prestada, así como la coordinación con Atención Primaria y el resto de hospitales de Sacyl, han informado a Europa Press fuentes sanitarias.

 

La HCE del Clínico registra cada año una media de 1,2 millones de episodios y actos asistenciales, cifra que se irá incrementando en los próximos meses gracias a las potencialidades de las nuevas herramientas de trabajo puestas a disposición de los profesionales.

 

Estos programas de historia clínica electrónica suponen grandes ventajas frente a los actuales, han explicado las mismas fuentes, ya que por ejemplo los historiales de los pacientes se pueden compartir entre todos los centros de la Comunidad, tanto hospitales como centros de salud, y se pueden ver y compartir informes, analíticas y biopsias de otros centros sanitarios. Otra de las ventajas es que en un futuro los historiales también serán compartidos con el resto de los servicios de salud españoles.

 

OTRAS VENTAJAS

 

Además, una gran mejoría que aporta este software es que se pueden realizar interconsultas no presenciales desde los centros de salud, es decir, consultas del médico de familia al especialista hospitalario sin necesidad de desplazamientos del paciente, con valoración por ejemplo de electrocardiogramas, fotos de lesiones, etcétera.

 

Otra de las novedades ya en marcha con el Jimena 4 es que, a través de una red wifi, las constantes de los pacientes (tensión arterial, saturación de oxígeno, frecuencia cardiaca, etcétera) se mandan al programa de forma inalámbrica, sin tener que volcarlas o escribirlas, lo que facilita mucho el trabajo de los profesionales.

 

De hecho, se han eliminado los papeles de las interconsultas que los médicos del hospital solicitan sobre los pacientes hospitalizados, que ahora se hacen directamente en el programa. Se han eliminado también los papeles en las órdenes de tratamientos de las plantas, aumentando la seguridad clínica y agilizando el proceso con el Servicio de Farmacia.

 

Se incluye asimismo mayor seguridad informática para evitar posibles usos incorrectos de las historias de pacientes y se aumentan los protocolos para garantizar la custodia y trazabilidad de todo este material sensible.