El Clínico de Valladolid se prepara para atender a 4.400 pacientes en una nueva área de cuidados cardiológicos

El consejero Sáez Aguado ha indicado este lunes 18 de diciembre, en su visita por las instalaciones, que la dotación de esta nueva área es de las mejores de la sanidad pública española.

El Hospital Clínico Universitario de Valladolid ha estrenado una nueva área de cuidados agudos cardiológicos, hemodinámicas y arritmias que se sitúa según ha explicado el consejero Saéz Aguado entre las mejor dotadas de la sanidad pública de España y que atenderá al año a unos 4.400 pacientes que percibirán una "calidad excelente".

 

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ha visitado este espacio asistencial, en el que se han invertido 4,2 millones de euros, acompañado, entre otros, por el jefe del Servicio de Cardiología del Clínico, Alberto San Román, además del director gerente del Hospital, Francisco Javier Vadillo.

 

El consejero ha destacado la dotación con la que cuenta esta nueva área, de las mejores de la sanidad pública española, ya que tiene la mejor tecnología y ya ha acogido y varias intervenciones como la implantación de seis "corazones artificiales".

 

Por su parte, Alberto San Román ha incidido en la "altísima" especialización que hay tanto en el Servicio como en el Hospital, con una atención en cardiología "como en los mejores lugares del mundo" después de observar que aunque los medios eran punteros se estaban "quedando atrás" y ahora se han mejorado.

 

Además, ha incidido en que era necesaria una "tercera pata" que era la estructura física, que es "fundamental", "estaba vieja" y "obsoleta" y ahora ha registrado un "cambio radical" que permitirá a los pacientes percibir una calidad en la atención "de excelencia".

 

En esta nueva área de cuidados cardiológicos, las zonas de trabajo se han distribuido en tres partes -Unidad de cuidados agudos, Área de cuidados intermedios y Unidad de cardiología intervencionista-, con un aumento de superficie del 66 por ciento, de manera que se pasa de 750 a 1.202 metros cuadrados.

 

Este tipo de instalaciones responden a un nuevo modelo de atención cardiológica, que responde a la mayor complejidad de los pacientes y de las opciones terapéuticas actuales, así como por el aumento de la demanda. Se ha diseñado todo con el objetivo de poner los últimos avances tecnológicos a disposición de unos pacientes cada vez con más edad, controlados siempre por expertos muy especializados.

 

CAMBIO DE ATENCIÓN

 

La nueva filosofía se basa en que, según los expertos, en la última década se ha observado un cambio radical en la asistencia al paciente agudo cardiaco, de manera que ha aumentado significativamente el número de enfermos que precisan tratamiento intensivo de alta complejidad -angioplastia urgente, ventilación invasiva y no invasiva, técnicas de hemodiafiltración continua, hipotermia terapéutica, shock cardiogénico o asistencias ventriculares, entre otros-.

 

Según la distribución de espacios asistenciales, la primera zona -que cuenta con 512 metros cuadrados- se centra en los Cuidados Agudos Cardiológicos -antiguamente conocidos como Unidad Coronaria-. En ella se integran los equipos de profesionales y los recursos tecnológicos necesarios para la asistencia de los pacientes cardiológicos más graves.

 

El área de Cuidados Agudos Cardiológicos, formada por diez camas -frente a las seis que había hasta ahora-, es una unidad de cuidados intensivos de altísima complejidad asistencial. Dispone de diez respiradores, cuatro para ventilación invasiva y seis más para ventilación no invasiva, que si es necesario pueden funcionar para ventilación invasiva.

 

Todos las camas disponen de monitorización continua no invasiva e invasiva y en ellas se puede hacer hemodiálisis, así como tratamiento intensivo de cualquier patología aguda, estando preparadas para albergar pacientes con asistencias ventriculares de corta y larga duración.

 

En la siguiente zona se ubica el área de Cuidados Intermedios, con cuatro camas, para pacientes que necesitan cuidados especiales y monitorización continua, pero no procedimientos complejos. Dispone también de seis sillones para atender a pacientes ambulantes o que llegan de otros centros, con el objetivo de monitorizar su control clínico y su tratamiento.

 

La segunda gran zona asistencial es un área de 690 metros cuadrados y cuatro salas destinadas a Cardiología Intervencionista, en las que se realizan los procedimientos de hemodinámica y de arritmias. En ellas se dispone de la más avanzada tecnología para poder realizar cateterismo cardíaco diagnóstico y terapéutico. Estas salas se pretenden convertir en la más moderna plataforma para la investigación, el desarrollo y la innovación en el campo de la cardiología intervencionista.

 

MENOS CIRUGÍA ABIERTA

 

Los procedimientos que se realizan -y que se han unificado en una misma zona dotada de los últimos adelantos- son, por ejemplo, cateterismos cardiacos diagnósticos, estudios electrofisiológicos, angioplastias coronarias, implante de prótesis intracardiacas, tratamientos de arritmias cardiacas o implante de marcapasos y otros dispositivos. La ventaja es que todo se puede realizar con mayor precisión, lo que en algunos casos posibilita tratamiento percutáneo frente a cirugía abierta.

 

Se pueden obtener imágenes radiológicas de calidad excepcional que permiten ser más eficientes, más rápidos y más seguros en los procedimientos diagnósticos y terapéuticos invasivos.

 

Se pueden integrar imágenes de diferentes técnicas -ecocardiografía, TAC, resonancia magnética, cartografía electroanatómica, coronariografía, entre otras- que son de inestimable ayuda en el proceso diagnóstico y terapéutico.

 

Un aspecto a destacar de los procedimientos que se realizan en las nuevas salas es la menor radiación que reciben tanto los pacientes como los profesionales, ya que es necesaria menos dosis de radiación para obtener imágenes radiológicas de una mejor calidad.

 

La nueva generación de salas de hemodinámica utilizadas por el Clínico garantiza un alto rendimiento y gran fiabilidad, habiéndose considerado para su diseño la integración de una pantalla de gran formato (58'') con matriz de video, que permite la personalización del sistema en función de las necesidades del momento.

 

Disponen también de un arco isocéntrico compacto, que garantiza la cobertura total del paciente y la obtención de imágenes a alta velocidad. Esta tecnología ofrece las máximas posibilidades para obtener cualquier proyección de forma rápida y puede reproducir todas las posiciones del sistema dada la gran precisión de su mecánica.

 

La actividad prevista a cierre de 2017 en esta área asciende a 3.510 pacientes, con la realización de 5.220 procedimientos completos, que incluyen 440 hemodinámicas, 410 angioplastias primarias, así como la colocación de 467 dispositivos para el tratamiento de arritmias.

 

También se ha incrementado el personal necesario para estas nuevas unidades con 29 profesionales, de manera que en enfermería crece un 57 por ciento (pasa de 28 a 44 profesionales), un 66 por ciento en técnicos de cuidados auxiliares de enfermería (de 15 a 25), y se doble en celadores (crece de tres a seis).

 

COMPLETADO EL BLOQUE TÉCNICO

 

Con la puesta en marcha de las nuevas unidades cardiológicas se completa el funcionamiento del Bloque Técnico del Hospital. En los 17.000 nuevos metros cuadrados construidos se han invertido 78,4 millones de euros en obra y más de 23 millones en equipamiento de alta tecnología, que incluyen los 4,2 millones en el área cardiológica.

 

En este nuevo edificio ya están funcionando Urgencias, 18 nuevos quirófanos más cuatro de Cirugía Mayor Ambulatoria, REA, Anatomía Patológica, Farmacia, Rehabilitación o la Central de Esterilización.

 

En 2017 se realizan otras inversiones en el Hospital por importe de 3,8 millones de euros que incluyen la actualización de un acelerador lineal y de un TAC, la adquisición de un neuronavegador con TC y ecografía intraoperatoria, ocho nuevos ecógrafos, 80 nuevas camas hidráulicas y más de 600 equipos de tecnología media.