El Clínico de Valladolid se convierte en el hospital público español con más servicios certificados ISO 9001

Hospital Clínico de Valladolid. ARCHIVO

Suponen un reconocimiento al trabajo realizado por los profesionales del centro hospitalario con el objetivo de implementar parámetros de calidad en todas sus actuaciones.

El Hospital Clínico Universitario de Valladolid se ha convertido en el centro asistencial público español con más servicios y unidades que han obtenido el certificado de calidad UNE-EN-ISO 9001:2008 de AENOR, uno de los más prestigiosos del sector.

 

El centro hospitalario ha sumado este miércoles, 13 de marzo, tres servicios y unidades más con este certificado -Unidad de Diagnóstico Rápido de Medicina Interna, Servicio de Medicina Nuclear y Urgencias Pediátricas- a los treinta con que ya contaba. Además, el Hospital cuenta con el reconocimiento logrado con el sello EFQM 400+ del Club de Excelencia.

 

Los certificados concedidos por AENOR suponen un reconocimiento al trabajo realizado por los profesionales del Hospital Clínico Universitario de Valladolid con el objetivo de implementar parámetros de calidad en todas sus actuaciones, de manera que esas mejoras sean percibidas por los pacientes y por los trabajadores, han informado a Europa Press fuentes de la Junta.

 

El Hospital Clínico Universitario inició la andadura de la mejora continua y en calidad con el Plan Estratégico de Calidad 2010-2014, a partir del cual se comenzó a trabajar bajo los estándares establecidos por la norma ISO 9001. El reconocimiento de este modelo es tal a nivel interno que ya hay otros cinco servicios que quieren integrarse este año -Cirugía Cardiaca, Microbiología, Bloque Quirúrgico, Oftalmología (Superficie ocular) y Formación Continuada-.

 

Estos sistemas de gestión de la calidad garantizan el cumplimiento de los requisitos establecidos por la Norma Internacional ISO, cuyos estándares se centran en asegurar al paciente unos servicios seguros, de confianza y con el mejor trato profesional y humano posible.

 

Así, la aplicación de las normas UNE-EN ISO 9001 en el sector sanitario ayuda a desarrollar los modelos de gestión clínica porque comparten objetivos, planteamientos y sistemática de trabajo comunes.

 

Esta norma está basada en los principios de la mejora continua, la orientación al "cliente" y al entorno, el análisis de los riesgos y su minimización, así como a la búsqueda de la eficacia y la eficiencia en los procesos.

 

Para lograr estos objetivos, las unidades certificadas aplican una metodología consistente en descomponer el proceso de prestación de servicios hospitalarios en sus niveles más elementales, para poder estudiarlos con detalle y destinar a cada uno los criterios de gestión más adecuados para su mejora. El sistema ISO permite así analizar el desempeño de forma integral y, además, poder detectar las oportunidades de mejora.

 

SELLO DE EXCELENCIA

 

Además, el Club de Excelencia en Gestión ha entregado este miércoles al Hospital Clínico Universitario de Valladolid el Sello de Excelencia Europea EFQM 400+, una de las acreditaciones más exigentes a nivel europeo que otorga la European Foundation for Quality Management (EFQM), fundación que en España está representada por el citado Club de Excelencia.

 

Se trata de un reconocimiento a la gestión que permite establecer un marco de referencia objetivo, riguroso y estructurado para el diagnóstico de la organización, y que orienta las líneas de mejora continua hacia las cuales dirigirse en los próximos años.

 

El Sello EFQM 400+ ha sido entregado al gerente del Clínico, Francisco Javier Vadillo, por la directora del Club de Excelencia en Gestión, Mercedes Hernández, acto al que ha asistido el director general de Innovación y Resultados en Salud de la Consejería de Sanidad, Rafael Sánchez.

 

Para llegar a este reconocimiento, el Hospital Clínico ha implantado un sistema de gestión que abarca buena parte de las prácticas excelentes promulgadas por el Modelo EFQM: ha establecido una orientación a través de su Plan Estratégico 2018-2020; ha analizado la percepción de los profesionales a través de un estudio de clima laboral y un posterior plan de mejora; ha analizado de forma exhaustiva la satisfacción de sus usuarios, así como sus necesidades y expectativas; ha definido un plan estratégico de investigación e innovación; y ha estandarizado la gestión de alianzas.