El cielo del paladar

Solo, sentado frente al cuadro de Tápies “Encrostat i xifres”, el tiempo se volvió inasible, proustiano, bello, cotidiano. Durante unos minutos todo quedó atrapado para siempre en una imagen. El tiempo, ese enemigo que mata huyendo, que diría Quevedo, es el protagonista de toda la exposición de Tápies. Ahora, estás a tiempo de visitarla.

Valladolid. Patio Herreriano. Tápies. De Dau al set al Grupo El Paso. Obras de la Colección Arte Contemporáneo y de Colección Gas Natural Fenosa. Del 19 de abril al 1 de julio de 2018. Salas 6 y 7.

 

Espacio, volumen, capas y capas de pintura, todo esto tiene que ver con el trabajo de Antoni Tápies. Con su empeño por desarrollar todo de una manera artesanal. Las sensaciones son para el artista clave esencial de la experiencia artística.

 

Como el tiempo en el que vivimos que apenas comprendemos, los cuadros de esta exposición también son un misterio. Si fijas la mirada en los cuadros de Tápies se puede adivinar el tiempo y los barnices: la materia en definitiva. El material, como dice Humphrey Bogar en la película El Halcón Maltés del que están hechos los sueños.

 

A esta hora no hay nadie en el Patio Herreriano. Una luz como de convento se refleja en la escultura de los Reyes. Antonio López cuando viene a Valladolid se pasa las horas muertas sentado en un banco mirándoles. Hago lo propio. Porque aquí lo básico es la luz el espacio y la comodidad. El estarse quieto en silencio. Este espacio, no lo identifico con la acción, no es un aeropuerto. Lo identifico con un banco en el Campo Grande que te sientas a mirar exclusivamente, sin ningún otro interés.

 

Ha muerto recientemente el poeta Márius Sampere, otro barcelonés, como Tápies cuya primera premisa cartesiana de la vida era: existir, sentir, pensar. Con él, dicen las crónicas desaparece uno de los grandes referentes de la modernidad poética catalana, puede que junto con Tápies, los últimos representantes que sufrieron la postguerra y que respondieron con lo que sabía hacer, realizando un espacio inviolable de creación y libertad para construir poemas y cuadros.

 

Tápies deseaba ser enterrado en el cementerio junto a Márius Sampere para estar juntos en el infinito desierto de después de la vida, utilizando palabras del escritor rumano Norman Marea.

Noticias relacionadas