Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

El chef Peña afronta un nuevo reto en Valladolid con la apertura de una 'Casa de comidas' en Miguel Íscar

Ubicación del nuevo restaurante del chef Peña en la calle Miguel Íscar.

El proyecto de Javier García Peña estará basado en un concepto de taberna y casa de comidas, asequible para el bolsillo y compatible con su apuesta del Sibaritas Klub del Museo de la Ciencia, con el que intentará el asalto a la estrella Michelin que no tiene la capital de Valladolid.

Un paseo por la calle Miguel Íscar encendió la inagotable bombilla de ideas de Javier García Peña. El mediático chef vallisoletano comprobó como el negocio de 'Hoy cocina la abuela' había bajado la persiana y el local, con más de 300 metros cuadrados disponibles, encajaba en el proyecto que venía madurando desde hacía tiempo.

 

La idea será una realidad en octubre, aunque antes tendremos un anticipo en forma de caseta de la Feria de Día durante las fiestas de Valladolid en la zona de la Acera de Recoletos. Esta caseta llevará el nombre de Sibaritas, su restaurante buque insignia en el Museo de la Ciencia, porque todavía no tiene decidido el nombre del nuevo establecimiento, aunque el concepto está totalmente definido. "La decoración estará ambientada en una taberna de principios del siglo XX y tendrá el espíritu del Sibaritas en cuanto al trato hacia el cliente y el personal, que para mí es esencial", resalta Peña para avanzar que la carta "tendrá raciones en barra y un comedor a modo de casa de comidas con platos muy de Valladolid", resume el chef avanzando que el precio medio rondará los 20 euros.

 

Este local de la calle Miguel Íscar supondrá un paso adelante más en el concepto empresarial de Javier García Peña. Su objetivo es mostrar su versatilidad en los fogones con propuestas para todos los gustos y exigencias. En el Sibaritas Klub del Museo de la Ciencia busca un salto de calidad para plantearse conseguir una estrella Michelin de la que carece la capital de Valladolid. Pero, además, se va a embarcar en una asesoría para bares y restaurantes desde otro espacio ubicado en Parquesol y también atiende eventos de más volumen como bodas. Todo un riesgo y una generación de empleo que, de momento, con el nuevo restaurante sumará siete empleados más para duplicar la plantilla con que ya cuenta en el Sibaritas.

 

"Estoy ilusionado porque tengo una espinita clavada y creo que es el momento para afrontar este nuevo reto", avanza Peña. De momento, tanto el verano como las fiestas de Valladolid servirán de preámbulo para la configuración total de este proyecto en el centro de la ciudad en un espacio que ya ha acogido varios negocios de hostelería y que ahora espera la cocina canalla del chef vallisoletano.