El Centro de valoración y atención a personas con discapacidad abrirá en el primer trimestre de 2019 en Valladolid

E.P.

La inversión ha sido de 5 millones de euros y atenderá el incremento de servicios y prestaciones de los últimos años.

El Centro de valoración y atención a personas con discapacidad de Valladolid se pondrá en marcha a pleno rendimiento en el primer trimestre de 2019 tras una inversión de cinco millones de euros, que permitirá atender el incremento de servicios y prestaciones de los últimos años y que sustituirá al actual centro, que se ha quedado pequeño.

 

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, ha visitado las obras de este nuevo edificio, ubicado en la calle Enseñanza de la ciudad, que sustituirá al construido en 1991, que se encuentra en Rondilla y es titularidad de la Tesorería General de la Seguridad Social, y que se queda pequeño tanto en espacio como en condiciones para el desarrollo del cada vez mayor volumen de servicios y prestaciones que se ofrecen y que se demandan.

 

Alicia García ha destacado que esta es probablemente la obra "más importante" de la Consejería en esta legislatura y ha incidido en que la atención de calidad a las personas con discapacidad es una de las prioridades de la Junta, para ello destina más de 140 millones de euros este año, once millones más que el pasado año.

 

Dentro de esta inversión se encuentra la construcción y equipamiento de este nuevo centro, al que se destinan más de cinco millones de euros entre proyecto y obra (4,7 millones) y el equipamiento (más de 500.000 euros).

 

Alicia García a concretado que los 48 profesionales que trabajarán en este centro se incorporarán a lo largo del primer trimestre para que al final del mismo se encuentre a pleno rendimiento.

 

La consejera ha explicado que el centro era necesario para mejorar tanto las condiciones de los usuarios que utilizan las instalaciones del actual centro base como de las actividades que se realizan en él, ya que eran necesarios espacios que aportaran mayor intimidad y mayor polivalencia, como para crear nuevas zonas para distintos tipos de actividades.

 

Asimismo, con esta nueva infraestructura se trata de dar respuesta al incremento en el volumen de prestaciones y de nuevos servicios como del potencial incremento de usuarios.

 

La titular de Familia ha explicado que en los dos últimos años en Valladolid se han incrementado un 2,4 por ciento las personas con discapacidad, al pasar de 32.037 en 2015 a 32.803 en 2017; sube un 5,4 por ciento el número de niños atendidos en atención temprana en los dos últimos años, hasta 913 atendidos en 2017; y ha aumentado en ese tiempo un 10,9 por ciento el número de valoraciones de discapacidad realizadas, con 4.301 en 2017.

 

A ello se suman 8.733 intervenciones más a través de los servicios de información y orientación o el programa individual de recuperación e integración, además de las 1.747 valoraciones de dependencia realizadas en 2017 y que ahora se harán también en este centro.

 

Precisamente, García ha explicado que la Junta ha señalado el nuevo modelo que supone este tipo de centros ante la necesidad de unificar en un solo recurso distintos servicios como la atención a las personas con discapacidad, la valoración del grado de discapacidad, la valoración del grado de dependencia y el servicio de atención temprana.

 

En este sentido, hasta finales de 2017 eran denominados como 'centros base' y, debido a esta integración de servicios, se denominan 'centros o unidades de valoración y atención a las personas con discapacidad'.

 

INSTALACIONES Y SERVICIOS

 

El nuevo Centro de valoración y atención a las personas con discapacidad de Valladolid está ubicado en una parcela de casi 4.500 metros cuadrados en la calle Enseñanza, cedida por el Ayuntamiento de Valladolid, con más de 2.300 metros destinados al edificio y más de 2.000 a aparcamiento, aceras y jardines.

 

El edificio se distribuye en planta baja, planta primera y un semisótano destinado a garaje, vestuarios de personal y cuartos de instalaciones. La actividad del centro se desarrollará en dos alas o pabellones articulados por un cuerpo central, donde se ubica el acceso, dependencias administrativas, biblioteca y la sala polivalente.

 

El pabellón oeste será la zona para el desarrollo de las valoraciones de discapacidad, con espacios para los equipos de valoración y demás profesionales, sala de espera y zona de aseos. En el pabellón este se desarrollará la atención temprana.

 

En la planta baja se ubicarán dos salas de fisioterapia, cinco salas para psicomotricidad y tres salas de logopedia, todas ellas con sus respectivos espacios para los profesionales, además de una sala de personal y una sala para atención a las familias. Esta zona contará además con una sala de lactancia, dos salas destinadas a ludoteca con sus propios baños y un patio de juegos infantiles cubierto.

 

En la planta primera se ubicarán los despachos para los profesionales integrantes en los equipos de atención temprana y sala de espera, baños y una escalera de acceso directo a la zona de atención temprana desde la planta baja. En la zona central se ubican las dependencias administrativas, así como la biblioteca y la sala polivalente. El edificio, además de todos los espacios apropiados para la atención y las prestaciones señaladas, contará con otros espacios como sala de lactancia, ludoteca o salas de talleres.

 

SOSTENIBILIDAD

 

En su diseño se han tenido en cuenta criterios de índole medioambiental, de respeto con el medio ambiente y permitiendo un uso racional de la energía, además de contar con modernos sistemas de telecomunicaciones. El exterior del edificio será también totalmente accesible y cómodo para todo tipo de usuarios.

 

Estos centros proporcionan una amplia variedad de servicios, como los de información, asesorando a los interesados y familiares sobre los recursos sociales a los que pueden acceder las personas con discapacidad, o servicios de orientación sobre apoyos personales, educativos, laborales, de accesibilidad y de ayudas técnicas.

 

Junto a esto, en estos centros se realiza la valoración del grado de discapacidad, tanto para el reconocimiento inicial como para la revisión del grado de discapacidad, a partir del estudio individualizado y personalizado de las características físicas, psíquicas y sociales de las personas.

 

En virtud de esta valoración, se emite la 'Tarjeta Acreditativa de Discapacidad', que permite acreditar de forma ágil y práctica el grado de discapacidad reconocido para facilitar así el acceso a los servicios que mejoren su calidad de vida y la obtención de los beneficios establecidos por la normativa estatal autonómica y local.

 

Entre los servicios de estos centros se encuentra también el de atención temprana, con todo el conjunto de intervenciones dirigidas a la población infantil de hasta seis años, a la familia y al entorno, con el fin de dar respuesta rápida, con recursos específicos de fisioterapia, psicomotricidad y logopedia, a las necesidades que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o con riesgo de padecerlos, y otro tipo de intervenciones individualizadas de carácter temporal dirigidas a proporcionar apoyos para abordar la situación a las personas con discapacidad sobrevenida a través de programas individuales de recuperación e integración social.

 

Este tipo de centros cuentan con equipos de profesionales de diversas disciplinas, entre los que se encuentran médicos, psicólogos, pedagogos, logopedas, fisioterapeutas, estimuladores/psicomotricistas, trabajadores sociales y técnicos de orientación profesional, además de los trabajadores de administración.