El Centro de Protección Animal plantea la contratación de un nuevo adiestrador y atiende a 68 perros y 18 gatos

Uno de los perros atendidos en el centro vallisoletano. TRIBUNA

En lo que va de mes cuatro nuevos perros han llegado a este centro de Valladolid que, aunque permanece cerrado, sigue atendiendo todas las consultas de los usuarios.

El Centro Municipal de Protección Animal, aunque permanece cerrado por el estado de alarma, sigue atendiendo todas las consultas de los usuarios y, naturalmente, los profesionales continúan con el cuidado de los 68 perros, cuatro han llegado en lo que va de mes, y los 18 gatos que allí permanecen. Además, plantea la contratación de un adiestrador.

 

Por tanto, aunque no son posibles las visitas físicas, se realizan otro tipo de gestiones. Entre los trámites que son posibles figura la pre-adopción, explica el Ayuntamiento de Valladolid a través de un comunicado remitido a Europa Press.

Aunque marzo concluyó con 64 perros (18 catalogados como 'perros potencialmente peligrosos'), en el transcurso del mes de abril se han sumado cuatro canes más. Los servicios del CMPA continúan atendiendo al público telefónicamente (983 472004), a través del correo electrónico (veterinarios ava.es) y con la información en la página web del Ayuntamiento de Valladolid, por ejemplo con el programa ADOPTA.

 

El concejal de Salud Pública y Seguridad Ciudadana, Antonio Otero, destaca la atención y el cuidado que se está procurando a los animales por parte de los profesionales del Centro Municipal, a pesar de las circunstancias derivadas de la crisis de salud pública, al tiempo que se mantiene una atención telemática con los ciudadanos.

 

Además, está en marcha el proceso de contratación de un "adiestrador", que se incorporará próximamente para mejorar aún más el cuidado de los animales. Asimismo, este profesional asesorará en el proceso de las adopciones y ayudará a los trabajadores del Centro Municipal.

 

Por último, desde el Ayuntamiento de Valladolid se recomiendan las pautas establecidas por el Colegio de Veterinarios para atender correctamente y con "tranquilidad" a las mascotas y prevenir el contagio por coronavirus en determinadas circunstancias, según se establece en el 'Decálogo' de esta organización profesional.