El CBC Valladolid pone el broche de oro en la fiesta del baloncesto regional con victoria

Frank Bartley, durante el partido. SERGIO MAZUELAS

El Carramimbre se impuso al Chocolates Trapa Palencia (86-79) en un Pisuerga que reunió a unos 5.000 espectadores.

CARRAMIMBRE CBCV (86): Toms Leimanis (11), Frank Bartley (26), Niksha Federico (9), Sergio de la Fuente (10), Seydou Aboubacar (6) -quinteto inicial-. También jugaron: Jubril Adekoya (4), Kimbal Mackenzie (-), Mike Torres (5), David Fernández (-), Dani Astilleros (2), Guim Expósito (7) y Tom Granado (6).

CHOCOLATES TRAPA PALENCIA (79): Dani Rodríguez (18), Travis Bader (6), Mindaugas Kacinas (8), Simas Jasaitis (6), Felipe Dos Anjos (6) -quinteto inicial-. También jugaron: Isaac Herrero (-), Paul Jorgensen (3), Kaspars Vecvagars (4), Jaime Pradilla (2), Lucas Antúnez (-), Kevin Larsen (16), Jordi Grimau (10).

ÁRBITROS: De Lucas De Lucas, Olivares Bernabéu y González Cuervo. Sin eliminados.

PARCIALES: 14-20, 26-17 (40-37 al descanso), 23-18 y 23-24 (86-70 final).

Se acabó la maldición de los derbis frente a Chocolates Trapa Palencia. El Carramimbre CBCV de Hugo López, ante alrededor de 5.000 espectadores, cumplió con el plan de juego del técnico y firmó un encuentro casi perfecto para imponerse al segundo clasificado (86-79) y mantener el liderato una semana más. Las ardillas suman su primera victoria en partido oficial contra los palentinos ante la mejor entrada de público en la historia del club y pusieron el broche de oro a toda una fiesta del baloncesto castellano y leonés.

 

A pesar del ambiente inmejorable en el Polideportivo Pisuerga, el Carramimbre CBCV no se contagió en los compases iniciales. La puesta en escena de las ardillas fue fría, muy fría, y los palentinos aprovecharon la concesión para golpear primero. A pesar de que Frank Bartley abrió el marcador con dos tiros libres, los morados respondieron con un 0-10 de parcial que obligó a Hugo López a pedir la primera tregua de la contienda (2-10). Y la reacción fue inmediata.

 

La precipitación en ataque que tan pobre resultado le había dado a los carmesí dio pie al rigor defensivo, a los contraataques y a la buena selección de tiro que lideró un omnipresente Niksha Federico para nivelar la balanza (11-12). Superado el susto inicial y los nervios del derbi, el Carramimbre, ahora sí, mantuvo el ritmo de los visitantes, quienes se estiraron ligeramente en el marcador al término del primer acto (14-20).

 

Una vez igualado el nivel de intensidad y concentración impuesto por el Chocolates Trapa Palencia, el Carramimbre CBCV continuó mejorando las sensaciones y creciendo en el partido. Los de Hugo López, con Mike Torres y Toms Leimanis juntos en cancha, se pusieron a tiro de los palentinos con dos triples consecutivos de Niksha Federico, quien ya llevaba tres y empezaba a despuntar (24-24). A pesar de que las ardillas habían subido varias marchas en defensa, los de Carles Maco hicieron valer su paciencia y anotaron varios ataques al borde de la posesión para mantener a raya a los carmesí (26-30).

 

La inercia, sin embargo, cada vez tenía más color carmesí y el ‘factor Pisuerga’ empezaba a palparse sobre el parqué. De hecho, a falta de cuatro minutos para el descanso, momento en el que debutaba Guim Expósito, el Carramimbre CBCV cambió definitivamente el sino del partido. El alero catalán salió muy enchufado a disputar sus primeros minutos como ardilla y con él en pista, los de Hugo López se pusieron por delante en el marcador por primera vez en el partido. De hecho, el parcial desde su entrada fue de 14-7, lo que sirvió para que los vallisoletanos llegasen al descanso mandando (40-37).

 

Con 14 de valoración, Niksha Federico estaba siendo el jugador más destacado del Carramimbre, sin contar su vínculo con la grada y las continuas arengas para despertar a un Pisuerga que contaba con cerca de 5.000 asistentes. Frank Bartley, con 11 puntos en su haber, también se estaba erigiendo como uno de los puntales del buen encuentro del Carramimbre. Sustentados en el dominio de la pintura, la buena dinámica de los pucelanos no se quedó en los vestuarios durante el descanso.

 

El Ciudad de Valladolid no cometió el mismo error del periodo inaugural y regresó al parqué carmesí con un punto de intensidad más que su adversario. El partido, cada vez más duro y físico, propiciaba a unos locales que se hicieron con máxima a su favor merced a un frenesí de triples que abrió la segunda parte. Sergio de la Fuente, por partida doble, y Frank Bartley anotaron desde la larga distancia para poner el 52-43 que obligaba a Carles Marco a solicitar un tiempo muerto cuando se alcanzaba el ecuador del tercer periodo.

 

Los locales, desplegando de nuevo un juego muy coral y completo en todos los aspectos, se hicieron fuertes por delante en el marcador y no permitieron que Chocolates Trapa Palencia igualase las tornas a pesar de que no cesaron en el empeño. Aunque Kevin Larsen no cesaba en su empeño de liderar a los suyos con un imperial tercer periodo, el poderío y la capacidad de anotadora de Frank Bartley (23 puntos hasta entonces) se impusieron para encarar los últimos diez minutos con una buena renta (63-55) para los carmesí.

 

Guim Expósito, que ya de por sí estaba brillando con luz propia en el día de su debut, abrió el cuarto periodo con un triple que disparó a los vallisoletanos (66-55). Por primera vez, los de Hugo López contaban con un colchón de más de 10 puntos y, a pesar de que el encuentro se detuvo durante unos minutos por problemas técnicos, el Carramimbre ya circulaba a velocidad de crucero y no se enfrió ni un ápice.

 

A pesar de que se produjo una segunda pausa por una incidencia con los videomarcadores, el Carramimbre, con bonus en contra desde que quedaban ocho minutos para el final, no se descentró y mantuvo el pulso. Mientras que los de Carles Marco solo veía aro desde la línea de tiros libres y aprovechó las circunstancias, el Carramimbre CBCV continuó con el martillo pilón y haciéndose fuerte bajo los tableros. Y sin desviarse del plan, las ardillas encararon los últimos minutos con una buena renta y la administraron en todo momento hasta sentenciar 86-79 y poner el broche a una actuación soberbia y un domingo mágico en Pisuerga.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: