El CBC Valladolid, en busca de la tecla perdida

Jito lanza a canasta

Las ardillas disputarán una nueva jornada intersemanal (martes, 20:45) contra un CB Clavijo en apuros que necesita sumar victorias como sea.

El Polideportivo Pisuerga será el escenario de una nueva actuación de la banda dirigida por el maestro Paco García. La orquesta vallisoletana, tras desafinar en su último concierto en Lugo, llega a la cita con muchas ganas de agradar a los aficionados. No es precisamente como locales como mejor están tocando las ardillas que registran un balance de cinco victorias y cinco derrotas en casa, habiendo recibido ya, eso sí, la visita de todos los equipos punteros de la categoría a excepción del Melilla Baloncesto.

 

Para poder llevarse la victoria en esta nueva gala ante el CB Clavijo (martes, 20:45 horas), el Carramimbre CBC Valladolid deberá dar con la tecla en la faceta defensiva. En los tres encuentros disputados en este 2018, saldados con un triunfo y dos derrotas, el club carmesí ha encajado una media de 52 puntos al descanso (57 vs. Palma, 50 vs. Huesca, 51 vs. Breogán) permitiendo a los rivales unos porcentajes de acierto en tiros de campo inasumibles, por encima del 45%. Aunque el rendimiento mejora en las segundas partes, el equipo necesita estar concentrado y mostrar una buena intensidad en su propio aro desde el primer minuto para no tener que remontar marcadores adversos. Para mejorar esta laguna, se antoja fundamental que el barítono holandés Jito Kok controle el contacto en la zona con su par y evite cometer faltas personales tan pronto.

 

Respecto al resto de la plantilla el equipo se ha entrenado con normalidad en doble sesión y sin apenas descanso, ya que esta semana se jugarán dos partidos, el martes contra Clavijo y el domingo ante Sammic, dos equipos de la zona baja de la tabla. Una victoria en ambos partidos dejaría la permanencia prácticamente sentenciada.

 

De hecho, será muy importante no solo lograr el triunfo, sino poder hacerlo de forma holgada para recuperar el average perdido en la ida (85-72, -13). Una tarea que no será nada fácil ante un CB Clavijo que llega a Pisuerga en horas bajas y con problemas de salud.

 

LOBO CON PIEL DE CORDERO

 

Una sola victoria lejos de Logroño, cinco en total en diecinueve partidos. Números que explican la mala posición en la tabla del cuadro riojano entrenado por Jenaro Díaz, cuya experiencia como ayudante de Scariolo en la selección le han permitido ponerse al mando de las operaciones en el CB Clavijo. En las últimas seis jornadas solo han logrado sumar un triunfo (ante un rival directo, Sammic ISB) y este viernes cayeron en el Palacio de los Deportes ante un Ourense al alza que les ha alcanzado en la clasificación. Los problemas de salud de buena parte de la plantilla, aquejados por una gastroenteritis, hicieron mella al final y no pudieron defender las ventajas que cosecharon en la primera mitad. Se trataba de un duelo directo por escapar de los puestos de descenso pero solo Evan Yates (14 puntos, 9 rebotes) y Erik Quintela (11 puntos, 4 robos) dieron la talla.

 

Es el tercer equipo que menos triples anota (6´6) pese a que intentan casi 23 por partido, arrojando unos porcentajes que no llegan al 30% de acierto. Solo el rápido base americano Trenton Coggins (38/100 T3) puede supondrá una amenaza para el perímetro de las ardillas. Su peligro, por tanto, pasa por el juego interior. Es el equipo que más lanza de dos en la LEB Oro siendo los citados Coggins (11pp) y Evan Yates (12´6pp) los máximos anotadores.

 

Erik Quintela da los relevos en el puesto de base y es todo un especialista defensivo. Será un difícil escollo para un Henri Wade-Chatman que se quedó a cero en Logroño. Balamou y el veterano Carles Bravo, que ha sido operado del menisco recientemente y poco a poco va volviendo a jugar, se alternan en el puesto de escolta mientras Juan Cabot y Carlos Martínez completan la rotación exterior. Por dentro, Yates y el holandés Bieshaar parten como titulares aunque con mucho protagonismo del camerunés William Adala Moto, todo un portento físico, y el sueco Gustav Gutenius, que responde al perfil de cuatro abierto. Una plantilla corta de efectivos (el fichaje de Jabari Newby apenas está siendo relevante) que en sus cinco victorias ha tenido a Coggins y Yates por encima de los diez puntos y ha superado a su rival en rebotes.

 

El Carramimbre CBC Valladolid deberá hilar muy fino, defender con intensidad a los hombres fuertes del CB Clavijo y controlar el rebote para poder llevarse la undécima victoria de la temporada.

 

"EL EQUIPO MÁS IMPREVISIBLE DE LA LIGA"

 

Sin tiempo para lamentarse por lo ocurrido en el Pazo de Lugo, Paco García ya tiene la mente puesta en el inminente duelo ante CB Clavijo: "No es ninguna tragedia perder en Breogán. Y no estoy descontento, hicimos un primer cuarto bueno, un segundo hasta que aguantaron las pilas y en la segunda mitad no bajamos los brazos".

 

Sobre el rival, el técnico vallisoletano destacó la capacidad de sorpresa de los logroñeses, catalogados como "el equipo más imprevisible de la liga" por el propio Paco García: "Tienen muchos jugadores extranjeros que van a otro ritmo y nosotros somos el equipo más previsible. Clavijo ya nos dio en primera vuelta en una locura de partido y viene de perder ante Ourense, pero de firmar muy buenos minutos en Oviedo".

 

El próximo compromiso del Carramimbre también será ante un rival directo, Sammic, aunque el domingo aún queda lejos: "Esta semana tenemos dos partidos y si los ganamos conseguiremos la salvación técnica con esos doce triunfos. Eso es lo que le he transmitido al equipo, aunque mi cabeza solo está en el encuentro del martes", ha reconocido el entrenador de las ardillas.