El CBC Valladolid asalta la cancha de Lleida

Los de Paco García firmaron una gran actuación y volvieron a conseguir una victoria lejos de Pisuerga (68-72) tras cinco tropiezos consecutivos a domicilio.

LLEIDA (68): Sergi Quintela (5), Adrián Chapela (8), Miquel Feliu (6), Eric Stutz (10), Ablaye Mbaye (6) -quinteto titular-. También jugaron: Robert Turner (0), Filip Djuran (20), Juan Oliva (0), Nil Brià (-), Josh Steel (0), Albert Lafuente (3) y Massine Fall (10).

CBC VALLADOLID (72): Óscar Alvarado (9), Greg Gantt (12), Álex Reyes (8), Sergio de la Fuente (10), Bradley Hayes (9) -quinteto titular-. También jugaron: Mike Torres (9), Álvaro Reyes (-), Jonathan Kazadi (0), Seydou Aboubacar (1), Carlos Novas (13) y Jubril Adekoya (1).

PARCIALES: 17-19, 24-19 (41-38 al descanso), 13-18 y 14-16 (68-72 final).

ÁRBITROS: Quintas Álvarez, Fernández Carretero y Cortés Paya.

Año nuevo, vida nueva para un CBC Valladolid que despejó sus fantasmas a domicilio. Los de Paco García asaltaron el Barris Nord de Força Lleida (68-72) y volvieron a sumar un triunfo lejos de Pisuerga después de cinco tropiezos consecutivos. Los vallisoletanos salieron más concentrados en la primera mitad que en otras ocasiones y mantuvieron el nivel para decidir en la segunda.

 

El cambio de año sentó bien al Carramimbre. Al contrario que en otras ocasiones a domicilio, el inicio no lastró a los de Paco García y no tuvieron que remar desde el principio. La buena dirección de Óscar Alvarado (nueve de valoración en el primer cuarto) y la labor de Sergio de la Fuente y Bradley Hayes en la pintura permitieron que el conjunto carmesí llevara la iniciativa durante prácticamente todo el periodo inaugural, aunque al término del mismo, la renta era mínima (17-19).

 

Más allá de las diferencias, el hecho de mantener el pulso del primer cuarto y no verse a remolque desde un inicio, ya era una buena noticia para un Carramimbre que incluso estuvo cinco puntos por encima. Y las buenas sensaciones continuaron en el segundo periodo. Con la segunda unidad en cancha, los vallisoletanos se despegaron ligeramente del conjunto ilerdense tras dos triples consecutivos de Carlos Novas (23-28). Dicha diferencia se mantuvo hasta los últimos tres minutos de la primera parte, cuando emergió la figura del local Filip Djuran.

 

El exterior serbio, que se fue hasta los 14 puntos al descanso, lideró la reacción de un Força Lleida que iba a dar la vuelta al marcador en la recta final. Los cinco puntos de ventaja del Carramimbre volaron y ni siquiera dos tiempos muertos de Paco García pudieron parar la inercia de los catalanes, que se marcharon al vestuario mandando en el partido (41-38)

 

A pesar de finalizar la primera mitad por detrás en el marcador, los primeros veinte minutos vistos en el Barris Nord demostraron que el Carramimbre había aprendido de sus errores a domicilio. La ventaja, en esta ocasión, no era insalvable, aunque Força Lleida la defendió con uñas y dientes

 

Los catalanes mantuvieron a raya a unos vallisoletanos que no se despegaron en ningún momento y que esperaron su ocasión para revertir los papeles. Y llegó en los últimos minutos del tercer periodo. Un parcial de 0-5 puso a tiro a los visitantes (51-50) y obligó a Jorge Serna a solicitar un tiempo muerto, pero los de Paco García continuaron con su dinámica ascendente y lograron encarar los últimos diez minutos con ventaja (54-56).

 

La magistral dirección de Óscar Alvarado (18 de valoración hasta este momento) condujo al Carramimbre a un último cuarto en el que contaba con serias opciones de victoria, las cuales se multiplicaron después de alcanzar máxima de seis puntos nada más comenzar el último asalto (54-60). Los ilerdenses, no obstante, respondieron desde la larga distancia y apretaron la contienda a falta de dos minutos (60-62), pero los de Paco García mantuvieron la cabeza fría, esta vez sí, y resistieron a los triples de Filip Djuran y Sergi Quintela hasta cerrar, no sin sufrimiento, el triunfo (68-72) que inaugura el año 2019 para el Ciudad de Valladolid.