El CB Valladolid da la cara en Vitoria con un excelente debut de Pozas

San Emeterio deja una bandeja ante la mirada de Sinanovic.

Era el partido de las pruebas: para los jugadores y el entrenador después del amago de salida que planteó Ricard Casas hace una semana. Pero el CB Valladolid reaccionó plantando cara al Laboral Kutxa (84-67) con un agradable debut de Pozas y una desastrosa aportación de Rowe que debería sacarle del equipo.

84 - Laboral Kutxa (25+25+15+19): Heurtel (9), Causeur (12), San Emeterio (7), Nocioni (10), Pleiss (16)-cinco inicial- Jelinek (7), Mainoldi (6), Diop (2), Van Oostrum (5).

 

67 - CB Valladolid (14+21+16+16): Martínez (2), Rowe, Johnson (14), Vilhjálmsson (6), Haritopoulos (10) -cinco inicial-, Pozas (11), Cvetinovic (5), Drenovac, Sinanovic (6), Andjusic (13).

 

Árbitros: Pérez Pérez, Castillo, Aliaga. Sin eliminados.

 

Incidencias: Jornada 20 de la Liga Endesa disputada en el Buesa Arena de Vitoria ante 8.624 espectadores, según el club.

Pepe Pozas debutó con el CB Valladolid dando otro aire al equipo y demostrando que puede aportar cosas al equipo. En una cancha complicada como el Buesa Arena, ante uno de los grandes de la Liga ACB, el base malagueño debutó con 11 puntos y 4 rebotes con 13 de valoración.

 

Claro que, el contrapunto, lo puso Jason Rowe que se fue de vacío de Vitoria dando por sentado que también está de más en un equipo donde ya sobra Suka-Umu (no jugó un minuto). El base americano se marcó un partido de cero en más de catorce minutos con cero aciertos en los cuatro triples que intentó.

 

Para el Laboral Kutxa la oportunidad era propicia para reencontrarse con la victoria tras ocho derrotas consecutivas entre Liga, Copa y Euroliga. La visita del colista parecía asegurar fiesta en Vitoria con Lamar Odom en la grada, pero el conjunto de Scariolo tampoco está fino y, salvo en los dos primeros cuartos, en la reanudación no se mostró superior al CB Valladolid, que le ganó el tercer periodo (15-16) y le tuteó en el cuarto (19-16). El resumen del partido es que, salvo en el inicio (25-14), el Baskonia no fue tan superior (25-21 en el segundo).

 

Y eso que los porcentajes del CB Valladolid no fueron buenos, especialmente en el tiro de tres puntos (5 de 22). Pero los de Ricard Casas dieron la talla en el rebote (42 para cada equipo) y demostraron que con intensidad puede suplir su evidente falta de talento.

 

Ahora el equipo mira hacia el club, donde necesita un relevo claro para suplir a Rowe como primera medida antes de afrontar el resto de la Liga con algo más de garantías. De momento, en la próxima jornada visita a Badalona y después llega el Barça a Pisuerga. Casi nada.

 

 

Noticias relacionadas