El cardenal Blázquez rechaza la eutanasia y la "humillación" de la mujer, y advierte sobre noticias falsas

Durante la homilía de la festividad de San Pedro Regalado, celebrada este domingo 13 de mayo en Valladolid, el religioso ha defendido que la "sociedad necesita fortalecimiento de valores morales para vivir con altura ética".

La homilía de la festividad de San Pedro Regalado, celebrada este domingo 13 de mayo en Valladolid, ha estado marcada por el rechazo del cardenal arzobispo Ricardo Bázquez hacia la aprobación a trámite en el Parlamento del proyecto de despenalización de la eutanasia así como hacia la "humillación e instrumentalización" de las mujeres, que "con frecuencia" son así tratadas como fruto de la "prepotencia" humana.

 

Asimismo, con motivo de la celebración de la jornada mundial de las comunicaciones sociales de la Iglesia católica, también este 13 de mayo, Blázquez ha advertido sobre el peligro que entrañan las 'fake news' como ya hiciese el pasado mes de enero el Papa Francisco, quien las atribuyó a la "codicia" y "sed de poder" del ser humano. Mientras que el cardenal arzobispo ha destacado su capacidad de llegar a "todos los rincones del mundo" y de "transmitir mentiras que "se multiplican en poco tiempo" y de forma indefinida". En lugar de "distorsionar la realidad", Blázquez ha abogado por ser "promotores de la verdad".

 

"No es una buena noticia la aprobación a trámite en el Parlamento del proyecto de despenalización de la eutanasia", ha sentenciado Blázquez, quien ha recibido la noticia como un "fracaso" por su "manifestación de egoísmo". "La eutanasia no es símbolo de progreso y la 'muerte digna' es un eufemismo engañoso", pues existen soluciones alternativas al "suicidio asistido" tales como los "cuidados paliativos", ha apostillado.

 

Por otro lado, ha recordado que tanto mujeres como varones "comparten la misma dignidad" como personas y aunque al mismo tiempo, sean diferentes, eso no debe excusar comportamientos discriminatorios, sino denotar "complementariedad". "Nadie tiene derecho a decidir qué vida proteger ni cual descartar" porque es la persona con su "dignidad inalienable" junto a la comunidad de ciudadanos lo que debe "impulsar a colaborar en el bien común".

 

En este sentido, ha apuntado que "ninguna mujer debe ser violentada humillada o instrumentalizada" y ha lamentado que "con frecuencia" las sean tratadas de este modo como fruto de la "prepotencia". "La sexualidad humana debe ser rescatada de atropellos y banalizaciones, pues es parte de la condición humana".

 

Por tanto, para evitar caer en "desmadres", es necesaria una educación en el campo de la afectividad y la sexualidad "inspirada en principios de respeto cercanía y de reconocimiento a la dignidad de todas las personas". En definitiva, "la sociedad necesita fortalecimiento de valores morales y principios y criterios para vivir con altura ética".

 

Como colofón a la homilía de San Pedro Regalado, un vecino "inolvidable" de la ciudad, Blázquez ha recordado que, en muchos ámbitos de la vida, rige un aforismo: "el que siembra vientos recoge tempestades".