El campeón olímpico chino y su ‘novel’ compañera se adjudican en Valladolid la prueba del Mundo en Trampolín

Dong Dong. MONTSE ÁLVAREZ

Dong Dong y Xuenying Zhu se proclamaron campeones en el campeonato celebrado este fin de semana en el Polideportivo Pisuerga.

China sacó poderío al final. Dong Dong y Xuenying Zhu se adjudicaron esta cuarta cita de 2017 con la Copa del Mundo celebrada en el Polideportivo Pisuerga de Valladolid. Fueron un poco de tapados, aunque en ambos casos, sobre todo en el del campeón olímpico, demostró que es capaz de cualquier cosa.

 

Ergo si además tus rivales fallan. Porque aunque Uladzislau Hancharou siempre vuelve (en la prueba de febrero en Azerbaiyán el bielorruso concluyó séptimo; posteriormente venció en su casa de Minsk (60.755), y fue segundo en Loulé, con 63.295), hoy en Valladolid lo impidió un fallo en el final de su ejercicio cuando iba camino del metal. Concluyó séptimo.

 

Repescado por la organización al ser el país anfitrión, Jorge Martín, realizó un buen ejercicio aplaudido por el respetable que acabó con 57.020 puntos que le valió para lograr la séptima plaza.

 

Tras Dong Dong, que terminó con 61.260 puntos, se clasificaron Dylan Schmidt, de Nueva Zelanda, y el ruso Dmitrii Ushakov, el mejor de la previa.

 

Entre las féminas, la tercera victoria consecutiva en la Copa del Mundo en 2017 de la rusa Yana Pavlova se hace esperar ya que la gimnasta china Xueying Zhu se impuso con un registro de 57.755, el mejor de todas pruebas anteriores, siendo tercera la bielorrusa Tatsiana Piatrenia. Para Zhu, que apenas se ha dejado ver entre las mejores en las anteriores competiciones y solo en Portugal fue octava en Sincronizada, este ha sido un gran éxito en individual, completado por el segundo puesto en Sincronizada. Pavlova, que fue primera en el clasificatorio, le tocó resignarse ante una gran Zhu que se llevó el oro en Valladolid.

 

HOMENAJE A CLAUDIA PRAT

 

Antes de arrancar las rondas finales, la Real Federación Española de Gimnasia quiso tener un reconocimiento con Claudia Prat, la gimnasta que encauzó a todas las actuales componentes del equipo nacional y que, no en vano, son sus herederas. Un video homenaje, en presencia de su entrenador Guillermo Villa y de Fernando Nieto, vicepresidente de la RFEG para dar las gracias por estos 17 años ‘de servicio’, rodeado con un aplauso unánime del público.

 

En la competición de Sincronizada femenina, las bielorrusas Piatrenia-Makharynskaya fueron de atrás a delante y con 48.500 vencieron a las chinas Xueying Zhu y Shouli Zhu, segundas, y a las francesas Marine Jubert y Lea Labrousse, terceras.

 

Cristina Masfret y Cristina Sainz se metieron en la gran final entre las ocho mejores, pero un error en el ejercicio les hizo acabar en la séptima plaza. La pareja formada por la burgalesa Elvira Santiago y Noemí Romero, con 81.350 puntos, quedó fuera de la final.

 

En Sincronizada masculina, ausentes la pareja rusa Ushakov-Yudin aunque se clasificaron primeros en la ronda previa, la victoria fue para Gran Bretaña, con Nathan Bayley y Luke Strong y 52.250. Segundos fueron los japoneses Kishi-Sakai, y terceros los franceses, Morante-Gouzou.

 

También y con mucho mérito, los españoles Jorge Martín y David Vega, con 85.700, fueron séptimos en la previa. Y ya por la tarde, completaron su ejercicio con 45.050 y acabaron en el mismo séptimo lugar.

 

En la competición de Tumbling femenina, la dominadora de estas competiciones a lo largo del año, la rusa Anna Korobeinikova, que ya en la clasificación había marcado 69.100 puntos, se hizo con la primera plaza con 70.300 por delante de la belga Tachina Peeters y de la china Chen Ling. Y en masculino, victoria rusa para Maxim Shlyakin que concluyó sus dos espectaculares rondas con 76.000 puntos, seguido de Gran Bretaña con Kristof Willerton, y de Bielorrusia con Mikhail Malkin.