El Camino Español a Flandes según Pérez Reverte y Ferrer Dalmau

BORIS GARCÍA

El pintor catalán, afincado en Valladolid, presenta su última obra en la que retrata cómo era el camino de los tercios en su itinerario hasta Flandes.

En tiempos de Felipe II llegar a Flandes no era tan fácil. La ruta marítima fue desechada por el mal tiempo que reinaba con frecuencia en el Canal de la Mancha y por la hostilidad con Inglaterra; por eso y durante más de setenta años las tropas españolas utilizaron un corredor militar conocido como El Camino Español, que pasaba por territorios en su poder o aliados, desde Milán hasta Bruselas.

 

Precisamente es este itinerario el que narra el pintor catalán afincado en Simancas, Augusto Ferrer Dalmau, uno de los pintores de temática bélica más reconocidos mundialmente. Su pintura ha sido presentada esta mañana en la sala Felipe IV del Palacio Real de Valladolid y será una de las obras estrellas en la exposición ‘El Camino Español. Una cremallera en la piel de Europa’ que recorrerá a partir de este mes las ciudades de Madrid, Estrasburgo, Besanzón, Bruselas, Breda y Barcelona.

 

Ha presentado la obra el escritor Arturo Pérez Reverte, amigo del pintor, quien ha alertado que esta pintura "no se trata de un homenaje a la gloria imperial, sino al español de pie, a ese que ahora se cuelga una bolsa al hombro y emigra para buscarse la vida, igual que en el siglo XVI se colgaba una pica y marchaba a Flandes en busca de la gloria”.

 

Reverte ha calificado a los soldados de los tercios españoles como “admirables, crueles, valerosos, cainitas, geniales e hijos de la gran puta”. Por su parte, Ferrer Dalmau, ha narrado cómo ha sido el proceso de creación cuando hace unos meses las asociaciones Retógenes Amigos de la Historia Militar y Amigos del Camino Español de los Tercios le encargaron la obra.