El Caja Rural CPLV vuelve a sonreír en casa

Imagen del partido entre el CPLV y Molina. A. P. ZAERA

Los vallisoletanos se impusieron, en uno de sus mejores partidos de la temporada al líder, el Molina canario, flamante campeón de la Copa del Rey por 3-2.

El Caja Rural CPLV volvió a sonreír en Canterac. Después de la desilusión de la Copa del Rey, el cuadro vallisoletano se impuso al líder, el Molina Sport canario, por 3-2 en uno de los partidos más serios de la temporada. Los de Ángel Ruiz jugaron con intensidad, fuertes en defensa y sabiendo que enfrente estaba el favorito a todo este año. Los pucelanos mandaron siempre en el marcador y solo vieron peligrar la victoria en el último minuto, cuando el cuadro canario se puso con 3-2. Pero el triunfo se quedó en casa, colocándose a dos puntos de Molina, ganándole en goalaverage (en la primera vuelta el encuentro acabó 4-4).

 

Los dos equipos se conocen y saben sus virtudes y debilidades. Los primeros minutos fueron de tanteo hasta que Molina se encontró con una superioridad en un error de Jalen Krogman. Los vallisoletanos no sólo la defendieron bien sino que en un robo de Mario Díez la pastilla llegó a Kyle Novak, que se plantó sólo ante el portero checo Schejbal, batiéndole con sutileza. Kaukinen hizo el resto atrás para mantener ese 1-0 en el resto de la inferioridad.

Habían pasado 7 minutos y el Caja Rural CPLV estaba muy serio en la pista. Y eso se vio en su primer power-play. Novak casi hizo el segundo nada más empezarlo. Pero no pudo superar a Schejbal. Poco después el que sí lo hizo fue Krogman, tocando perfectamente la pastilla de primeras. Con 2-0 y 11 minutos jugados, los canarios pidieron tiempo muerto.

 

El parón y su segunda superioridad la aprovechó Andreu Tomás para recortar distancias en el minuto 15. Aunque la respuesta del CPLV fue inmediata, perfecta salida desde atrás y asistencia de Krogman para Dani Gutiérrez, que fusiló llegando con fuerza. A los pucelanos se les veía con ganas de revertir la imagen de la Copa. Y lo estaban logrando ante una grada (con 800 espectadores) entregada. Olmo Ercilla estuvo cerca del cuarto pero se topó con el palo a 6 del descanso. De ahí hasta el final, mucho control local.

 

Nada más salir del descanso, Olmo volvió a estar a punto de marcar, pero no pudo batir a Schejbal en un mano a mano. El checo, uno de los mejores porteros de la categoría, le negó de nuevo el cuarto a Marcos Pérez en otra jugada en la que el vallisoletano se quedó solo. Molina trató de meterse en el encuentro con el físico, buscando los contactos y sacar del partido al cuadro local. Pero el Caja Rural CPLV siguió a lo suyo, con una defensa de muchas ayudas y tratando de tener la posesión hasta encontrar la mejor opción de ampliar renta. Estuvo cerca de nuevo Dani Díez.

 

Molina volvió a parar el partido pero no encontraba hueco en la defensa pucelana. Así se llegó al último minuto del partido, en el que el cuadro canario arriesgó con portero-jugador y encontró el gol a falta de 25 segundos por medio de nuevo de Andreu Tomás. Quedaba poco tiempo pero había que sufrir. El Caja Rural CPLV lo hizo y suma tres importantes puntos, ganando el goalaverage al líder.