El café Molinero de Valladolid, definitivamente cerrado

El histórico local de la calle María de Molina ha amanecido con la puerta cerrada y las persianas bajadas. El intento de los actuales propietarios por mantener la actividad se desvanece.


 

Primero fue el anuncio de cierre, que aventuraron los propios trabajadores en el mes de octubre. Hablaban de una decisión inmediata que, posteriormente, su propietario Juan Pablo Roda desmintió de manera categórica con la demostración más evidente: las puertas seguían abiertas al público y, reconociendo las dificultades por las que atravesaba el negocio, pretendía seguir ofreciendo los habituales servicios de este histórico café de Valladolid.

 

Sin embargo, este martes la puerta de Molinero ya no estaba abierta. Un cartel con el escueto mensaje de 'Cerrado' era la única información más allá de la lógica de ver las persianas bajadas y periódicos que sellaban las ventanas. Dentro, oscuridad y los restos recientes de un local que ha mantenido actividad hasta hace unas horas.

 

"Seguimos abiertos y luchando", dijo Roda a principios de noviembre. Con el cierre, las incógnitas vuelven a rodear a este local que nació en el año 1935, compartiendo acera con el cine Roxy (ahora transformado en Casino) y que en 2013 celebraba sus 70 años de vida con una renovadora orientación del negocio. Tres años años después, un cartel indica el final de la historia sin saber lo que deparará el futuro.