El buzo Javier Marqués retrocederá a Valladolid hasta el año 1602

Javier Marqués, equipado, en el agua

La inmersión, sin fecha fija, rememorará la de la época de Felipe III y el especialista estará una hora bajo el agua del Pisuerga.

"En 1600, Felipe III pidió a Jerónimo de Ayanz, un ingeniero de la Corte, que hiciera un equipo de buceo. Este hombre, que estuvo con Da Vinci en Italia, se puso manos a la obra y creo el primer traje de buceo con éxito que se usó a nivel mundial. Su estreno se produjo en el río Pisuerga en 1602, cuando un buzo de la Corte protagonizó la inmersión de una hora", cuenta Javier Marqués. Ahora, más de 400 años después, él será el encargado de rememorar ese momento en el mismo lugar en Valladolid.

 

El siglo XVII queda muy lejos y cuesta comprender cómo ya en aquella época existía la posibilidad de hacerlo. Pero Jerónimo de Ayanz lo consiguió e hizo historia, "aunque no se le ha reconocido como debería""Hizo un equipo muy rudimentario con piel de vacuno, y luego suministraban aire desde arriba al buzo a través de un fuelle", explica Marqués.

 

En el presente las riendas las tiene Amigos del Pisuerga, que el pasado jueves recibieron "casi todo" el equipo y material de buceo necesario por parte de Aguas de Valladolid, quien desembolsó 2.700 euros. "Nos ha hecho un favor grandísimo", reconoce.

 

Aunque el trabajo sea colectivo, la figura de Javier Marqués cobrará una relevancia especial. "Para mí, como buceador, hacer algo histórico es maravilloso. Que se recuerde que en Valladolid tenemos un inventor que inventó la máquina de vapor mucho antes que los franceses", expresa.

 

La intención que tienen en Amigos del Pisuerga es que la recreación sea totalmente real. Por ello, cuidarán cada detalle. "Va a ser un traje bastante adaptado al de aquella época", cuenta Marqués. Pero, ¿cómo han averiguado todo? "Gracias al Archivo General de Simancas hemos podido conseguir saber cómo iba este hombre", reconoce.

 

Pese a que sea el centro de todas las miradas, los que acudan al evento podrán disfrutar de otras actividades. "En la hora que voy a estar bajo el agua, para que la gente no se aburra, los GEAX (Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil) van a hacer una exhibición". Y, ¿él qué hará durante ese tiempo? "Simplemente, esperar, como el buzo en 1602", responde.

 

Todavía no hay fecha fija porque continúan con los preparativos, pero el buzo espera que se pueda llevar a cabo a finales de septiembre o principios de octubre. Aunque falta, tiene ganas, ya que lo considera "algo importantísimo a nivel cultural para Valladolid". "Fue la primera inmersión constatada a nivel mundial y que está registrada históricamente", recuerda. Dentro de unas semanas Javier Marqués escribirá otro capítulo en la historia de la ciudad.

Noticias relacionadas