El brote de coronavirus de La Cistérniga, el primero en la provincia originado en una reunión de jóvenes
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

El brote de coronavirus de La Cistérniga, el primero en la provincia originado en una reunión de jóvenes

Los positivos estuvieron celebrando las fiestas del Carmen en las peñas, pese la presencia policial. Ahora se pone el foco en lo que pueda pasar en los festejos populares de otros municipios de la provincia.

El brote de coronavirus declarado en la localidad de La Cistérniga (Valladolid), con cinco positivos y 20 personas en seguimiento, es, por el momento, el primer y único de la provincia de Valladolid que se ha originado por una reunión de jóvenes en una peña con motivo de las típicas fiestas populares veraniegas y pone el foco en el peligro que suponen este tipo de actos que se pueden reproducir en otros municipios vallisoletanos a lo largo del período estival.

 

Las fiestas de Nuestra Señora del Carmen, en el municipio, son unas de las más concurridas de la provincia, con una afluencia de gente propiciada por su cercanía con la capital y buena conexión de transportes. Ante ello, hace meses, antes de que la Junta de Castilla y León recomendase no celebrar fiestas patronales este año con motivo de la pandemia, el Ayuntamiento del municipio se adelantó y dio el paso de cancelar los actos.

 

Sin embargo, la suspensión oficial no ha sido suficiente para garantizar la salud de los vecinos del municipios. Y es que era de esperar que algunos grupos llevasen a cabo reuniones para no dejar pasar de largo las fiestas populares. En el Consistorio lo temían y, por ello, pidieron ayuda a la Subdelegación del Gobierno para que mandara refuerzos de la Guardia Civil para vigilar estos casos, como explica la alcaldesa, Patricia González.

 

Aún con patrullas circulando por la ciudad, algunos jóvenes ‘se salieron con la suya’ y celebraron las fiestas en peñas, como era la tradición años anteriores.  Días después de estas reuniones, que se llevaron a cabo en conocidas zonas como las de las bodegas, acabó pasando lo que la alcaldesa más se temía, se detectaron positivos por coronavirus y se declaró como brote.

 

No hay efectivos suficientes”, lamenta González en este sentido, ya que pese a que había más patrullas de vigilancia de las que suele haber normalmente, no se pudo impedir que los jóvenes celebrasen fiestas por su cuenta y se diese esta negativa situación.

 

Mientras los afectados por este brote se encuentran en confinamiento domiciliario y están siendo controlados por patrullas para garantizar que se cumpla el confinamiento y las medidas de seguridad, se pone el foco en lo que pueda ocurrir en otras reuniones de este tipo con motivo de las distintas fiestas populares de la provincia.

 

Muchas son las localidades vallisoletanas que tienen marcadas sus fiestas en los meses de julio, agosto y septiembre. Pese a que prácticamente todas han cancelado los actos, siguiendo las recomendaciones del ejecutivo Autonómico, ahora se desconfía más sobre fiestas paralelas organizadas por vecinos, peñistas o jóvenes y desde los ayuntamientos se pide prudencia y responsabilidad para evitar una situación como la producida en La Cistérniga.

Noticias relacionadas