El barrio vallisoletano de San Isidro celebra sus fiestas patronales

El próximo sábado, día 12, y hasta el domingo, día 20, se celebrarán los fastos en honor al patrón que da nombre al barrio de San Isidro en Valladolid con multitud de actividades para que los vecinos del barrio y todo aquel que se quiera acercar puedan disfrutar de un rato agradable.

Entre las actividades planificadas para la semana de fiestas destacan: la discomovida del sábado, día 12, a partir de las 21:00 horas, en la zona peatonal del Paseo de San Isidro (a la altura del nº 73); la gran paellada del domingo, día 13, a partir de las 13:30 horas en la plaza Biólogo J. A. Valverde (antiguo mercado central), con precios de 2 euros para socios y 5 para no socios, con presencia del Alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y concejales del Ayuntamiento, y el día grande, martes día 15, que empezará con la tradicional Misa y Procesión del Patrón a las 11:00 horas en la Ermita de San Isidro, que seguirá con una sardinada en el Bar Marín (Paseo San Isidro, 73) y un gran chapatón, en el Bar Danver (paseo San Isidro, 77), ambos a las horas de almuerzo y cena.

 

A los platos fuertes, hay que sumarles exposiciones, charlas, concursos y campeonatos de deportes tradicionales, entre otras muchas actividades para todas las edades.

 

El barrio de San Isidro está situado en lo que antiguamente se conocía como "Campo de San Isidro", que comenzaba en la plaza Circular, saliendo de las ya desaparecidas Puertas de Tudela, hacia el Este (carretera de Soria).

 

Estaba delimitado por lo que se llamaba Camino de Casablanca (actual Avda. Juan Carlos I). En dirección a la carretera de Villabáñez, donde en la actualidad se encuentra el colegio Narciso Alonso Cortés, había unas cascajeras naturales que surtían de grava a las constructoras vallisoletanas.

 

La zona presentaba unas elevaciones de terreno, los Altos de San Isidro. En uno de estos altos se encuentra la ermita del mismo nombre. Era, principalmente, una zona de arrabal donde proliferaban las fincas agrícolas y las casas de labor. Aparte, se encuentra, pasando la Avenida Juan Carlos I, el páramo de San Isidro, que en su día albergaba una incineradora municipal de la que aún se conserva la chimenea.

 

En 2014, el Ayuntamiento de Valladolid reconoció oficialmente los límites del barrio, dando así respuesta a la histórica reclamación de los vecinos de esta zona.

Noticias relacionadas

Documentos relacionados