El Barça cede el trono entregado a la melancolía

Abatidos los jugadores del FC Barcelona

El FC Barcelona ha vivido una noche aciaga en el Camp Nou, ya que al título de Liga conquistado por el Real Madrid se ha sumado la derrota ante Osasuna (1-2), la primera en casa de la temporada,

El Club azulgrana había dejado actuaciones más que irregulares en el retorno de la Liga, pero al menos había logrado mantenerse invicto. Tuvo que llegar Osasuna, un rival que ya no se jugaba nada a falta de dos jornadas, para poner el último clavo en el ataúd de su rival. Ni siquiera fue una derrota estruendosa. El silencio de jugar a puerta cerrada sonó más coherente que nunca.

 

El gol en el descuento de Roberto Torres, que ya había anotado un doblete en el duelo de ida, remató al Barcelona, que ni siquiera pudo vencer a un rival que jugó con diez desde la expulsión de Enric Gallego en el minuto 75. Pesaban las piernas y pesaban las noticias que llegaban desde la capital, donde su gran rival empezaba a descorchar champán.

 

42 partidos acumulaba invicto el Barça en el Camp Nou, curiosamente desde su derrota en noviembre de 2018 ante el Betis de Quique Setién. El cántabro venía de reconocer el cansancio de su plantilla tras el duelo en Valladolid y lo ilustró dejando a cuatro titulares habituales en el banquillo: Suárez, Busquets, Alba y Vidal. Con Griezmann lesionado, el inédito tridente ofensivo lo formaban Messi, Ansu Fati y Braithwaite, pero un día más fue el argentino el único capaz de crear peligro.

 

Ante un rival destensado y sólido, el equipo azulgrana exhibió un ritmo cansino y Osasuna no desaprovechó la indolencia que encontró. Al cuarto de hora, Estupiñán perforó la banda de Semedo con sprint de velocista y centró para que José Arnáiz fusilara a Ter Stegen. El talaverano, que llegó a jugar varios partidos con en el Barça en la temporada 2017/18, saludaba con saña a sus antiguos compañeros.

 

LA IMPOTENCIA DE UN CAMPEÓN EN LA LONA

 

La tímida reacción llevó la firma de Messi, que estrelló una falta en el travesaño, pero el Barça perdió aún más fe en la pausa de hidratración, cuando los suplentes informaron a los titulares de que Benzema había marcado el primer gol del Real Madrid. La desidia local encontraba otro argumento en el que apoyarse. Arthur bostezaba en el banquillo.

 

Después del descanso llegaron los mejores minutos del Barcelona, con dos goles anulados por fuera de juego a Braithwaite y a su sustituto, Luis Suárez, y un mano a mano que Sergio Herrera le sacó a Messi. El 10 por fin se desquitó con un exquisito lanzamiento de falta (min.62) y solo hubo rabia en su celebración.

 

Sin embargo, volvieron a caer los locales en un juego tedioso, se quedaron sin fuerzas para intentar la remontada, y ni siquiera supieron aprovechar el codazo que Gallego, recién ingresado en el campo, le atizó a Lenglet y le hizo ver la tarjeta roja. Un balón perdido por Busquets inició un contraataque letal de los navarros y Torres marcó a placer. Más que a gol, supo a epitafio.

 

FICHA DEL PARTIDO
FC BARCELONA: Ter Stegen; Semedo (Vidal, min.59), Piqué, Lenglet, Junior (Alba, min.79); Rakitic (Busquets, min.67), Sergi Roberto, Riqui Puig (De Jong, min.79); Messi, Ansu y Braithwaite (Suárez, min.59).
CA OSASUNA: Sergio Herrera; Nacho Vidal, Navas, Aridane, David García, Estupiñán (Lato, min.92); Moncayola (Roberto Torres, min.85), Brasanac (Sanjurjo, min.46), Íñigo Pérez; Arnáiz (Gallego, min.70) y Adrián (Barja, min.70).
GOLES: 0 - 1, min.15, Arnáiz. 1 - 1, min.62, Messi. 1 - 2, min.93, Roberto Torres.
ÁRBITRO: Sánchez Martínez (C.Murciano). Expulsó a Gallego (min.77). Amonestó a Semedo (min.54), Rakitic (min.57), Piqué (min.69) y Junior (min.75) por parte del Barcelona; y a Estupiñán (min.63) por parte de Osasuna.
ESTADIO: Camp Nou.

Noticias relacionadas