El Banco de Alimentos de Valladolid recibe 4.500 de kilos de comida y 1.500 euros de empleados y socios de Iberaval

El director general, Pedro Pisonero, ha sido el encargado de entregar los productos obtenidos en la campaña de captación, y ha agradecido el "compromiso".

Los trabajadores de Iberaval y varias de sus empresas socias han aportado el pasado sábado 4.500 kilos de alimentos, recaudados a partir de la red de oficinas de la entidad en trece localidades, a los que ha sumado la cantidad económica de 1.500 euros, para donarlos al Banco de Alimentos de Valladolid, según ha informado la entidad a través de un comunicado remitido a Europa Press.

 

El director general de Iberaval, Pedro Pisonero, ha sido el encargado de entregar los productos obtenidos en la campaña de captación, y ha agradecido el "compromiso" de todos los empleados de Iberaval.

 

En representación de la Federación de Bancos de Alimentos de Castilla y León, han asistido la patrona y responsable de Operaciones Especiales en la Fundación Banco de Alimentos de Valladolid, Mónica Gallo, y el también patrono y responsable de Empresas Solidarias, Gonzalo Hernández.

 

Además, fuentes de Iberaval han indicado que una decena de socios de la entidad ha querido contribuir con alguna aportación a este reclamo, que busca apoyar a gente con escasos recursos en las fechas señaladas que se aproximan. Así, empresas de Segovia, León, Soria y Valladolid han colaborado con una parte de su producción a esta campaña.

 

Algunos de los socios que han apoyado a Iberaval en esta iniciativa han sido Fundación Carlos Moro Matarromera, Cerlesa, Seprolesa, Legumbres Selectas Penelas, Soria Natural, Huercasa, Embutidos y Jamones Ezequiel, Pastelería Bubú, Huevos Velasco, Navas Logística o Galletas Tejedor.

 

La empresa también ha destacado, por medio de un comunicado, la actuación del Banco de Alimentos, que va "más allá" de la recepción y entrega de alimentos y cuyos objetivos son, entre otros, "luchar" contra el hambre y "mantener" la cadena de solidaridad alimentaria por medio de un puente entre los excedentes de alimentos de las industrias productoras y las necesidades más cercanas.

 

De ahí, ha señalado la entidad, la necesidad de que se establezcan convenios de colaboración con las empresas, así como la implicación de otros agentes sociales y la de sus empleados para llevar a cabo distintas Operaciones Kilo, que permitan a esta fundación llenar sus instalaciones de víveres básicos a favor de las familias más necesitadas.