El Ayuntamiento no consiguió reducir sus emisiones en 2018 debido a la incorporación de Aquavall

@Aquavall

El primer Consejo de la Agenda Local 21 ha quedado constituido este jueves después del inicio del nuevo mandato municipal tras las elecciones municipales del pasado 26 de mayo.

El Ayuntamiento de Valladolid ha dado a conocer este jueves los datos sobre su 'huella de carbono' en el año 2018, en el que no consiguió reducir el conjunto de las emisiones (aumentaron un 2,06 por ciento con respecto a 2017), lo que se debe principalmente a que ese año fue el primero en el que se contabilizaron íntegramente las emisiones de la nueva entidad pública del agua, Aquavall.

 

Así se ha presentado en el primer Consejo de la Agenda Local 21, que ha quedado constituido este jueves después del inicio del nuevo mandato municipal tras las elecciones municipales del pasado 26 de mayo.

 

La 'huella de carbono' es la cantidad de emisiones, de gases de efecto invernadero, que produce el ser humano al fabricar un producto o realizar sus actividades diarias y se expresa en toneladas de CO2 emitidas.

 

Los datos de 2018, presentados este jueves, indican que el total de emisiones aumentó un 2,06 por ciento con respecto a 2017, si bien de las tres categorías distintas solo subió a relativa a combustibles, en un 27,36 por ciento, mientras que descendieron las emisiones del transporte (-3,13 por ciento) y de la electricidad (-7,23 por ciento).

 

Aunque el ahorro en consumo energético ha sido importante, fuentes municipales han reconocido que no se ha conseguido reducir emisiones debido a que se han incorporado los consumos de Aquavall, entidad que se creó en julio de 2017 para gestionar el ciclo hídrico. Además, han apuntado que hay un centro cívico nuevo en La Victoria, mientras que el dato del transporte ha mejorado por la incorporación de nuevos autobuses híbridos y eléctricos.

 

"Valladolid está en una situación bastante buena porque el Ayuntamiento sigue siendo pionero en el cálculo de sus emisiones y el único con los tres sellos", según ha explicado la concejala de Medio Ambiente.

 

Además, ha explicado, el Consistorio es "el único en tener los tres sellos" que otorga el Ministerio. Además ha sido invitado a dar una ponencia sobre ello por parte de la red de ciudades por el Clima para contar la experiencia y animar a participar a otros ayuntamientos.

 

Tras su constitución este jueves, el Consejo estará presidido por la concejal de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Sánchez, y contará con miembros del Ayuntamiento de Valladolid, representantes de la Universidad, Diputación y Junta de Castilla y León, así como colectivos sociales, Ecologistas en Acción, Greenpeace, FACUA, organización de consumidores, Federaciones de Asociaciones Vecinales Antonio Machado y Conde Ansúrez, sindicatos, Cruz Roja, EAPN, Cámara de Comercio y Confederación Vallisoletana de Empresarios.

 

Además, María Sánchez, ha comunicado los proyectos de la Concejalía en materia de educación ambiental durante los próximos cuatro años: "Seguiremos apostando por la mejora de la Red de Huertos Urbanos y Escolares, impulsando la Estrategia Alimentaria de Valladolid y potenciando el Programa educación ambiental en relación con el ciclo integral del agua".

 

También se ha informado de Plan de Implementación de la Agenda Urbana 2030.

 

La Agenda Urbana Española, presentada en Consejo de Ministros el 22 de febrero de 2019, es la hoja de ruta que va a marcar la estrategia y las acciones a llevar a cabo hasta 2030, acorde con los retos planteados y con la visión estratégica de las dos Agendas Urbanas internacionales (la Agenda Urbana para la UE y la Nueva Agenda Urbana de Naciones Unidas-Hábitat III).

 

Como ha recordado María Sánchez, "el Ayuntamiento de Valladolid está iniciando la senda para contar con ese documento estratégico, que requiere de un proceso informativo, educativo y participativo".

 

El proceso de construcción de esta agenda territorial se basa en el desarrollo y adaptación de las Agendas y el tránsito hacia la Agenda 2030. Por otro lado, el Plan de Acción en situaciones de alerta por contaminación derivará en el futuro en un Plan de Calidad del Aire del que pretende dotarse la ciudad.

 

Los objetivos de consecución de mayores grados de diversificación, uso de energías renovables y eficiencia energética que se coordinan a nivel municipal desde la Agencia Energética Municipal de Valladolid (AENVA) requieren también de acciones e instrumentos de comunicación información y concienciación de la ciudadanía.

 

Además, el informe del Consejo de Cuentas de Castilla y León que analiza los servicios medioambientales de los ayuntamientos de más de 10.000 habitantes de la comunidad deja en muy buen lugar al Consistorio vallisoletano.

 

INFORME SOBRE MEDICIONES DE CONTAMINACIÓN

 

En materia de contaminación atmosférica, de los 21 municipios sobre los que los auditores del Consejo de Cuentas han podido establecer conclusiones, solamente Valladolid, Segovia, Salamanca, Burgos, León y Medina del Campo efectúan mediciones y evaluación de la calidad del aire.

 

El resto de los ayuntamientos, entre los que se encuentran Palencia, Ávila, Soria y Zamora, incumplen la legislación.

 

También se ofrece una fotografía poco uniforme la atención al problema del ruido, en el que Valladolid es el único Ayuntamiento que cuenta con estaciones de medición acústica.

 

Este Consistorio, junto con los de León, Palencia, Salamanca, Ponferrada y Benavente, han adoptado medidas para rebajar la contaminación acústica en vehículos y maquinaria municipal y en eventos.

 

La recopilación de información arroja que se iniciaron 1.601 expedientes por control del ruido, de los que 1.123 partieron de denuncias. De ellos, 507 culminaron en sanción, con una recaudación de 137.669 euros.

 

Valladolid, Salamanca y Burgos están a la cabeza de tramitación de expedientes. En Valladolid, 186 son impulsados por vecinos y 170 parten del personal municipal.

 

El periodo analizado es 2017 a efectos de ingresos y gastos, y ese ejercicio y los primeros cinco meses de 2018 en el ámbito de las actuaciones y programas municipales.

 

En materia de consideración de los riesgos ambientales a la hora de planificar la gestión, sólo los ayuntamientos de Valladolid, León y Ponferrada cumplen con esa planificación, además de las dos empresas públicas que gestionan el ciclo integral del agua y el transporte público, AquaVall y Auvasa.