El Ayuntamiento licita por 116 millones la concesión de la Planta de Tratamiento de Residuos
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

El Ayuntamiento licita por 116 millones la concesión de la Planta de Tratamiento de Residuos

La concejal de Medio Ambiente ha solicitado una reunión con la Diputación para tratar de que colabore en el contrato, que da servicio a la provincia

El Ayuntamiento de Valladolid ha sacado a licitación la concesión de la Planta de Tratamiento de Residuos (CTR), que incluye obras de renovación que se deberían proyectar y ejecutar en 24 meses y la explotación del centro durante diez años, con un presupuesto estimado de 116.632.171 euros.

 

Según han informado fuentes municipales, el servicio se mantendrá en formato de concesión a una empresa privada, pero el pliego contempla una cláusula de rescate para que sea gestionado desde la Administración Pública si se estima necesario.

 

Este contrato permitirá la mejora en el tratamiento de los residuos sólidos de la provincia de Valladolid con el objetivo de obtener mejores índices de recuperación, tanto de la materia orgánica, como de los envases y enseres.

 

Tendrá una duración de 24 meses para la redacción del proyecto y ejecución de las obras y 10 años de explotación, con un valor estimado de 116.632.171 euros y se ha publicado este lunes en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE).

 

La actual planta, inaugurada en 2002, ha llegado al final de su vida útil, y como ha explicado la concejal de Medio Ambiente, María Sánchez, se encuentra "obsoleta" sobre todo en lo tecnológico y sufre múltiples averías en sus instalaciones que restan eficiencia a las tareas de recuperación de residuos.

 

Con el nuevo contrato está previsto que la empresa adjudicataria invierta 44.399.833,73 euros que "prepararán a Valladolid para alcanzar los objetivos que marca la normativa europea".

 

La edil de VTLP ha justificado en declaraciones a los medios de comunicación la decisión de mantener la concesión privada --algunos colectivos de la ciudad reclamaban municipalizar este servicio-- por el elevado nivel de inversión que se requiere, lo que, ha explicado, obligaría al Consistorio a abordar un plan económico-financiero ya que actualmente, según la Intervención, no tiene capacidad para hacerla frente con sus propios fondos.

 

Dado que la planta de tratamiento da servicio a toda la provincia, (sólo el 55 por ciento del residuo corresponde a la capital) el nuevo contrato prevé que en un futuro sea el Consorcio de Residuos de la Diputación Provincial el que asuma la gestión. Para ello, ha recordado Sánchez, se ha solicitado una reunión con esta Institución, la cual ha recordado que durante los contactos mantenidos ya durante el anterior mandato municipal "parecían bastante dispuestos a trabajar sobre ello".

 

NORMATIVA EUROPEA

 

El contrato será clave para que el centro pueda cumplir la normativa europea en la que se establece que los estados miembros tendrán que cumplir una serie de objetivos a la hora de incrementar la reutilización y el reciclaje de los residuos municipales. Concretamente, antes de 2025 se deberá reutilizar un 55 por ciento de los residuos, antes de 2030, un 60 por ciento, y antes de 2035, un 65 por ciento.

 

En términos globales, la planta trata anualmente 41.000 toneladas al año (t/año) de materia orgánica (que se espera incrementar hasta 75.000 t/año una vez que se implante en toda la provincia); 52.000 t/año de la denominada "fracción inorgánica" en la capital; 2.500 t/año entre restos de poda; enseres 2.100 t/año, procedentes de la recogida selectiva envases ligeros de la provincia; y 73.000 t/año de la recogida única de la provincia.

 

Para la consecución de los objetivos de la normativa europea, fuentes municipales han señalado que es necesaria, en primer lugar, "una buena separación del residuo en origen".

 

El contrato prevé para ello la aplicación de tarifas que penalicen las fracciones mezcladas frente a las recogidas selectivas y, además, la adjudicataria del contrato llevará a cabo campañas de educación ambiental y de concienciación para lograr la mayor implicación de la ciudadanía.

 

En segundo término, la nueva tecnología y la exigencia contractual de constante incorporación de proyectos de innovación situarán a la Planta de Valladolid en una de las más eficientes de Europa, y preparada para una mejor respuesta a los nuevos desafíos como los que han llegado consecuencia de la emergencia sanitaria.

 

Sin la correcta separación en origen y con las actuales instalaciones se están alcanzando recuperaciones de en torno a una 20 por ciento de las entradas.

 

Las mejoras serán también relevantes en el depósito de rechazos o vertedero, que se someterá a un sellado previo y se establecerá un sistema de embolsado del residuo para evitar las actuales molestias de volados de plásticos, olores y lixiviados, que sufre una parte de la ciudad y del municipio de Zaratán.

 

Por último, se prevén importantes mejoras en cuanto a la valorización energética de los residuos, mediante el aprovechamiento energético del gas que generan los residuos orgánicos al descomponerse.