Cyl dots mini

El Ayuntamiento estudia un uso "combinado" cultural, social, deportivo e incluso hotelero para el convento de Santa Catalina

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, charla con José Delfín val, en el monasterio de Santa Catalina

El histórico edificio adquirido por seis millones de euros por el Consistorio podría además construir un inmueble denuena planta en los cerca de 4.000 metros cuadrados de patios y huertas. 

El Ayuntamiento de Valladolid podría dar un uso “combinado” al convento de Santa Catalina de Siena que recientemente ha adquirido en la ciudad por valor de casi seis millones de euros. Aunque no hay nada “definido” tal y como ha reconocido Óscar Puente, se intentará “aprovechar el inmueble al máximo, garantizando su sostenibilidad, con unos culturales, museísticos, sociales, deportivos y hasta cabe un uso hotelero”.

 

Así lo ha explicado el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, quien acompañado de buena parte de los concejales del equipo de Gobierno ha visitado este viernes el histórico inmueble ubicado en la calle de Santo Domingo de Guzmán, y que ocupa una parcela de aproximadamente una hectárea. Puente ha insistido que lo primero que se debe hacer es “un estudio a fondo, con rigor y seriedad” pero no ha obviado que el espacio se antoja con muchas posibilidades.

 

“La Fundación Miguel Delibes podría tener su espacio, pero incluso uso museístico, un espacio para mayores y jóvenes, zonas de estudio, bibliotecas infantiles e incluso hasta una piscina”, ha relatado, al tiempo de poner como ejemplo la Alhóndiga, de Bilbao, que visitó el pasado miércoles. El alcalde ha concretado que son más de 6.000 metros construidos, que tienen una protección total, pero que hay espacio de casi 4.000 metros, para poder construir un edificio de nueva planta “que pudiera dar servicio al centro de la ciudad en muchas de sus necesidades de todo tipo”.

 

 

Dice el alcalde que el proyecto es “gigantesco” y que va a “requerir mucho esfuerzo económico”, en el que se atisba “la necesidad de colaboración con otras administraciones e incluso con entidades privadas”. “Es necesario aprovechar al máximo el edificio pero garantizando su sostenibilidad con un proyecto bonito, atractivo y útil”.

 

Junto a sus concejales, los medios de comunicación y el cronista de la ciudad, José Delfín Val,  ha visitado gran parte de las estancias del histórico convento fundado en 1488 y que habitaron monjas dominicas hasta su marcha en 2009. El alcalde Óscar Puente ha dicho que adquirir este espacio era “un ejercicio de responsabilidad”: “no se podía dejar abandonado ni perder de recuperar el que puede que sea el último gran espacio del que va a disponer del centro de Valladolid, con una operación que tendrá muchas vertientes”.

 

Por su parte, el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, ha relatado los pasos que el Ayuntamiento ya está dando o las primeras intervenciones que tendrán que llevar a cabo. “Lo primero es realizar un inventario y un levantamiento exhaustivo ya que es un edificio complejísimo con múltiples transformaciones a lo largo de su historia”. Dice Saravia que también se va a realizar “fotogrametría y una limpieza de la huerta y de los distintos patios”, para que la maleza que se acumula no ofrezca problemas. Por último se apuntalarán algunas estancias que no están seguras, como la de las celdas, aunque esto deberá ser autorizado por Patrimonio.

 

El Ayuntamiento de Valladolid efectuó en noviembre la compra de este inmueble de 6.230 metros cuadrados, ubicado en una parcela de 10.438, por el que se han pagado 5.839.129 euros.