El Ayuntamiento esperará a que acaben las obras para decidir sobre las pinturas que colorean el centro vallisoletano

La calle Regalado, hace unas semanas en pleno proceso de decoración. JUAN POSTIGO

El concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez, explica que la valoración del proyecto se podrá hacer cuando se haya finalizado y pase un "tiempo de adaptación".

Las calles de Valladolid que ha lucido un nuevo estilo estos días ya se están viendo desgastadas por el paso de los coches y por otros objetos. El proyecto aún no ha terminado, mientras las pinturas de Menéndez Pelayo, Constitución y Regalado ya han visto cómo ha ido apagándose su color, aún faltan calles por pintar.

 

El concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez, señala que el Ayuntamiento no puede dar una valoración del resultado de esta iniciativa sin que esta haya terminado y sin que se le haya dado un periodo de adaptación: “Creo que hay que hacerla cuando se acabe y pase un tiempo”.

 

Será entonces cuando se dé respuesta a las preguntas que muchos se hacen, ¿qué pasará con esas pinturas? Muchos se cuestionan si serán repasadas cada cierto tiempo para que no pierdan su color, o si el Ayuntamiento tiene algún plan para su protección.

 

La clave parece estar en esperar. El concejal de Espacio Urbano explica que no hay intención de “repintarlas, se puede pintar en un momento determinado porque se haga una franja o exista alguna avería y haya que abrir en algún sitio o algo por el estilo”. Pero insiste en que es algo “imprevisible” y en que es preciso ir “paso a paso”.

 

De momento las calles se limpian y mantienen como de costumbre, sin modificaciones por su nuevo aspecto: “El mantenimiento es limpieza y lo llevan a cabo los servicios municipales”.

 

La iniciativa y el diseño del proyecto, así como el desembolso económico, parten del colectivo Fresas con Nata, que han intentado dar al centro de Valladolid una nueva vida con la expresión de los colores.  Algo que a muchos no parece haber convencido del todo y que critican por el desgaste que han sufrido ya las pinturas.

 

Luis Vélez apunta que “no es lo mismo” realizar estos murales “en la calzada que en una pared, la calzada se pisa y está para pisarla y utilizarla, así como para que sea compatible con la carga y la descarga”.

 

El concejal explica que Valladolid no es la única ciudad que lleva a cabo esta iniciativa pero “sí de Castilla y León”. Por lo tanto, dice no conocer cómo será esta obra - que está haciendo “una empresa especializada” -, al estar completada y cree oportuno esperar a que llegue el momento, “esperar a ver los resultados”.

 

“En todo caso, se trata de algo novedoso para la ciudad de Valladolid, no es nuevo para la empresa, porque ya se ha dado en otras ciudades como Barcelona o Málaga con buenos resultados”, concluye Vélez.

Noticias relacionadas