El Ayuntamiento descarta ampliar la red de ciclocarriles en Valladolid durante este mandato

Foto de familia antes de la jornada. AYTO. VALLADOLID

Óscar Puente aseguró en el marco de la jornada organizada por la Red de Ciudades Saludables y la Plataforma por el Aire Limpio que no será algo a corto plazo, pero que “se va a apostar por ello en determinadas zonas de densidad de tráfico más baja”.

La Red de Ciudades Saludables y la Plataforma por el Aire Limpio han celebrado este jueves una jornada en Valladolid en la que se ha puesto de manifiesto la importancia de la colaboración público-privada en las medidas que se deben tomar para mejorar la calidad del aire y, con ello, el bienestar de la ciudadanía.

 

El alcalde de Valladolid, que preside dicha Red, ha inaugurado la Jornada en el Museo Patio Herreriano, acompañado por la vocal de la Plataforma por el Aire Limpio y directora general de UNESA, Paloma Sevilla, y el secretario general de la Federación Española de Municipios y Provincias, Carlos Daniel Casares.

 

Uno de los objetivos prioritarios de la Red Española de Ciudades Saludables, y de la propia FEMP en materia de promoción de la salud, tiene que ver con la coordinación con las diferentes administraciones públicas en las actuaciones que inciden en las políticas locales de promoción de la salud, y, en definitiva, en el fomento del bienestar de la ciudadanía.

 

Pero también se ha destacado que, como en el caso de este encuentro, también resulta muy positiva la colaboración público-privada en esos ámbitos, algo que ha destacado Óscar Puente.

 

El regidor vallisoletano ha incidido en el papel de los gobiernos Locales, que deben transmitir "mensajes positivos sobre el impacto que tiene en la salud una mejora de la calidad del aire, en particular aquellos que demuestran que una modificación de los comportamientos individuales ejercerá un efecto positivo en la salud de todos".

 

Para el alcalde socialista "las decisiones políticas nacionales y locales, pero también los comportamientos individuales, repercuten sin lugar a duda en la calidad del aire que respiramos", de modo que ha subrayado que será un "tema absolutamente crucial para los próximos años" y que de hecho lo es ya, por lo que en Valladolid se han abordado medidas "que se podían considerar drásticas, para favorecer la salud de los habitantes".

 

En el caso de Valladolid, el regidor ha recordado el protocolo de acción ante situaciones de contaminación atmosférica, aprobado por su equipo de Gobierno hace dos años, cuyo funcionamiento ha destacado porque el Ayuntamiento "ha actuado con determinación" cuando se han producido episodios de contaminación.

 

Por el momento, ha apuntado que en los meses que quedan de mandato municipal no se tomarán más medidas restrictivas y a corto plazo no habrá ningún plan adicional de modo que se continuará con la aplicación del protocolo. Porque ha recalcado que "a corto plazo" Valladolid está "a la altura de las ciudades más vanguardistas de Europa".

 

Eso sí, Puente se ha marcado como objetivos a medio y largo plazo trabajar para "modificar la forma de moverse en la ciudad", ya que se debe favorecer la bicicleta, el peatón, la movilidad eléctrica. También ha avanzado que se estudiará la ampliación de las zonas con limitación de velocidad máxima a 30 kilómetros por hora a lugares con densidad de tráfico más bajas, algo que descarta hacer en lo que resta de este mandato.

 

En opinión de Puente, unas políticas activas sobre la calidad del aire reportan "otros beneficios no directamente relacionados con la salud pero en absoluto desdeñables, como son la mejora del atractivo y la competitividad de la ciudad, el incremento del turismo, etc".

 

La celebración de esta Jornada responde a la firma, en septiembre de 2018, de un acuerdo de colaboración entre la FEMP y la Plataforma por un Aire Limpio que tiene como propósito prioritario promover la toma de conciencia para la mejora de la calidad del aire en las ciudades.

 

En ella se ha destacado que, según la Organización Mundial de la Salud se podría aumentar de 8 a 9 meses la esperanza de vida de los europeos si se aire limpio.

 

La mayoría de las fuentes de contaminación del aire exterior están más allá del control directo de las personas, y requieren de medidas por parte de las administraciones, así como de la implementación de normativas nacionales e internacionales en sectores tales como el transporte, la gestión de residuos energéticos, la construcción o la agricultura, entre otros.

 

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible impulsados por las Naciones Unidas inciden reiteradamente en la necesidad de reducir sustancialmente el número de muertes y enfermedades producidas por productos químicos peligrosos y por la contaminación del aire, del agua y del suelo.

 

CONTAMINACIÓN DE FONDO

 

Aunque lo que actualmente llama la atención de los medios de comunicación y de la opinión pública son los episodios en los que se producen los picos de contaminación, la contaminación de fondo, esa a la que nos exponemos a diario, es la que resulta más perjudicial a largo plazo.

 

El alcalde ha subrayado la importancia de que "desde la Red Española de Ciudades Saludables se promuevan actuaciones relacionadas con la mejora de la calidad del aire".

 

Hace escasamente dos semanas, la Red Europea de Ciudades Saludables de la Organización Mundial de la Salud se dirigía a la Red Española de Ciudades Saludables, de la que forman parte 221 Entidades Locales que agrupan a cerca de 20 millones de habitantes, para trasladarnos su felicitación por la finalización exitosa de nuestra participación en su Fase VI y para agradecer nuestro compromiso con esa Red Europea durante 2014-2018.

 

Durante este periodo, tanto la Red Europea como la Red Española han celebrado su 30 aniversario.

 

En la Jornada se ha querido expresar a Europa el interés de la Red Española de Ciudades Saludables por comenzar a trabajar la Fase VII, que se desarrollará entre 2019 y 2024.

 

Continuarán, además, respaldando la implementación de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible y para lograr, de la mano de su principal aliado, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, los siguientes tres objetivos generales de la Fase VII: fomentar la salud y el bienestar para todos y reducir las desigualdades en materia de salud; apoyar la implementación de las prioridades estratégicas de la OMS; y por encima de todo, predicar con el ejemplo.