El Ayuntamiento de Valladolid tramitará licencias de terrazas online y plantea que las semipermanentes requieran concesión

Una terraza de Valladolid. TRIBUNA

Saravia, acompañado por el director del Área, Pablo Gigosos, ha calificado de "muy cordial" el encuentro con los empresarios de Hostelería, encabezados por la presidenta de la Apeh, María José Hernández.

El concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Vivienda, Manuel Saravia, ha mantenido este lunes una reunión con miembros de la Asociación Provincial de Hostelería de Valladolid (Apeh) en la que ha presentado las líneas que incluirá la nueva ordenanza de Terrazas, que se encuentra en elaboración, y que incluirá la tramitación online de las licencias y plantea que las instalaciones 'semipermanentes' requieran una concesión, lo que previsiblemente encarecería el coste.

 

Saravia, acompañado por el director del Área, Pablo Gigosos, ha calificado de "muy cordial" el encuentro con los empresarios de Hostelería, encabezados por la presidenta de la Apeh, María José Hernández.

 

Fundamentalmente, entre las propuestas presentadas para esta ordenanza, que se presentará "en las próximas semanas, figura la conveniencia de poner en marcha la tramitación online, el posible establecimiento de cita previa para la renovación o la limitación de los informes de otras áreas, al objeto de agilizar los procedimientos de licencia y renovación".

 

También ha planteado el concejal el "problema" que suponen las "instalaciones semipermanentes", por el hecho de que ocupan la vía pública continuamente, por lo que se propone un procedimiento de concesión administrativa, como sucede con los kioscos, por ejemplo, frente a la aplicación de la normativa actual, que las rige por el sistema de licencias.

 

Según han apuntado fuentes de los hosteleros, este sistema previsiblemente supondrá un mayor coste que con el sistema actual, pero esperan que también incluya contraprestaciones en lo relativo a la instalación eléctrica.

 

Asimismo, se han comentado los problemas generados con los anclajes de instalaciones, toldos, sombrillas de grandes dimensiones, o con los "elementos enchufables", lo que de acuerdo con ambas partes debería regularse de forma más clara.

 

Respecto a la ordenación del espacio, se ha planteado la necesidad de regular la ordenación de plazas y plazuelas conforme a un croquis previo de la posible ocupación de todo el espacio -y no terraza a terraza, como hasta ahora-, ya que hay ámbitos en los que es evidente la "sobreocupación del espacio derivada de la aplicación acrítica de la actual normativa".

 

Los hosteleros plantearon algunas otras iniciativas que podrían incorporarse a la nueva ordenanza, como, por ejemplo, la de abrir la posibilidad de que se instalen terrazas "al otro lado de la calzada", en determinados emplazamientos, lo que actualmente no permite la ordenanza; o la de concretar con mayor precisión la separación con los carriles bici, para evitar conflictos, así como la posibilidad de ocupar plazas de aparcamiento con pequeñas terrazas.

 

En todos estos casos se entiende "determinante" para permitir o rechazar nuevos emplazamientos el informe de Movilidad.

 

Se ha reclamado igualmente la posibilidad de instalar "mesas camareras", o que se estudie la publicidad de determinados anunciantes en los muebles de la terraza -y sombrillas o toldos-, después de que se regulase, en su caso, el tamaño y otras características de los mensajes.

 

SARAVIA ESPERA ALEGACIONES DE LOS HOSTELEROS

 

Otra última cuestión que ha sido objeto de debate se refiere a las condiciones de la llamada "terraza de invierno", y la necesidad de controlar la ocupación simultánea de ese tipo de terrazas con las de verano.

 

La reunión ha concluido con el compromiso de mantener un contacto permanente entre Ayuntamiento y hosteleros sobre esta cuestión, así como la conveniencia de que los profesionales de Hostelería aleguen al texto que se presente en las próximas semanas, para poder incorporar las mejoras que quieran plantear, siempre en coherencia con el mantenimiento de la calidad de calles y plazas, la garantía de una buena movilidad peatonal, la atención a las personas discapacitadas y la necesidad de atender también a otros usos sociales de la calle.