El Ayuntamiento de Valladolid, “satisfecho” con los “más de tres millones de participantes en las Fiestas”

El alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, y la concejal Mercedes Cantalapiedra. JUAN POSTIGO

El alcalde Javier León de la Riva destaca el aumento de afluencia respecto al año pasado y le pone un “ocho y pico” de nota a los festejos de la Virgen de San Lorenzo.

Mucho que analizar este lunes en el Ayuntamiento de Valladolid recién concluidas la Feria y Fiestas de la Virgen de San Lorenzo. Datos y datos de mil sectores de la ciudad pendientes de ser escrutados para ponderar la buena o mala marcha de estos días tan especiales. Pues bien, según el Consistorio estas cifras parecen ser positivas, tal y como se venía adelantando. Cerca de tres millones de personas que participaron de una u otra manera en las actividades organizadas, con una ocupación hotelera media del 85% en los nueve días con sus nueve noches.

 

“De cero a diez, le daría a las Fiestas un ocho y pico”, explicaría el alcalde Javier León de la Riva este lunes en una valoración personal. “La participación, que es lo más importante al final, ha sido probablemente la más alta de la historia de Valladolid. No le doy un diez porque a pesar del brutal despliegue de limpieza, hay quien todavía tira las porquerías al suelo”.

 

Quizá en cuanto a limpieza no –se han recogido hasta 4.000 toneladas de basura y 26.000 kilos de vidrio-, pero al menos Valladolid sí tenía razones para sacar pecho en cuanto a hoteles y participantes. En una estimación aproximada, el Ayuntamiento calculaba en 2.400 las plazas disponibles estos días, que a razón del ya nombrado 85% de ocupación, dejaba en 18.360 las pernoctaciones en las nueve noches. Teniendo en cuenta los 60 euros estimados de gasto medio, el dinero obtenido ronda los 1.100.000 euros.

 

Pero no era el único dato reseñable. Entrando de pleno a los conciertos de la Plaza Mayor, destacan las 26.000 personas que hicieron acto de presencia la noche de Mojados y Hombres G, las 35.000 de The Morrigans y David Bisbal, las 20.000 de Raúl Olivar y El Arrebato o las 24.000 de la Máxima Puceladance, así hasta alcanzar las 217.000 entre todas las actuaciones en el céntrico espacio de la ciudad, mientras que el año pasado se quedaron en 169.000.

 

¿Por qué tanta diferencia? Tesitura que De la Riva aprovechó para comentar que, para las próximas Fiestas, se mantendrá el pregón de tarde-noche. “Hace un año tuvimos un día menos, es importante recordar. Los datos han mejorado, pero también hay que tener eso muy en cuenta”.

 

FERIA DE DÍA

 

La Fería de Día, siempre según lo facilitado por el Ayuntamiento, también tuvo su repunte. Nada menos que 800.000 ávidos de devorar las mejores tapas y pinchos de Valladolid se dieron un paseo por alguna de las 101 casetas. Por cierto que a ojos del alcalde, tanto el presupuesto general de las Fiestas –este año de 700.000 euros- como el de las tapas, de dos euros y medio con bebida, se mantendrá “más o menos parecido” para la próxima ocasión, “aunque habrá que estudiarlo”.

 

No perdió ocasión De la Riva de sacar a la palestra la Feria de Cerámica, con 55.000 curiosos, las actividades de la Cúpula del Milenio –17.000-, la Feria del Folclore y Gastronomía –390.000- o las actividades pirotécnicas junto al estadio –250.000-, en las que el grupo de pirotecnia ‘FML’ terminó por encumbrarse como vencedor.

 

“Si tenemos en cuenta los tres millones de personas que calculamos que han estado, y que cada una, tirando por lo bajo, se ha gastado cinco euros por decir una cifra, nos salen quince millones. Si vamos un poco más por lo alto, hasta los diez euros, nos salen treinta millones. Teniendo en cuenta los 700.000 euros que le cuestan al Ayuntamiento las Fiestas, hablamos de un buen dato, no hay duda”, se explayó De la Riva.

 

“Habrá quien diga que ese dinero va para muchos colectivos privados, y es cierto, pero también pido que se tenga en cuenta que esas personas compran pescados en varias tiendas, compran carne en varias tiendas, se genera empleo, etcétera, etcétera. Hay que ver el movimiento generado”, apuntilló.

 

BOTELLÓN

 

Otro de los temas estrella tratados por el alcalde en cuanto a los festejos fue el botellón callejero y el de la playa de las Moreras. De la Riva siempre ha defendido que “se pelea por evitarlo”, pero que en dicha zona es imposible entrar con la Policía bajo riesgo de que acabe siendo “una batalla campal”.

 

“Donde hay miles y miles de chavales no se puede actuar de cierta manera, es lógico. Esos que lo saben hacer tan bien cuando están en la oposición, les invito a ofrecer una alternativa viable”.

 

“A veces es complicado porque siempre hay algún adulto que les saca la bebida a los menores, y es cierto que ha habido consumo de alcohol y drogas, por lo que se han producido incautaciones. Afortunadamente no ha habido incidentes graves”, concluyó el primer edil. 

Noticias relacionadas