El Ayuntamiento de Valladolid reparará el firme del acceso a La Overuela antes del día 14 de febrero

El pasado viernes se produjo un hundimiento del pavimento en la calzada de la carretera de La Overuela, y tras una inspección del Servicio de Extinción de Incendios y del Servicio de Espacio Público e Infraestructuras, se decidió cortar al tráfico de vehículos dicha vía.

El Ayuntamiento de Valladolid ha iniciado la reparación de la calzada de acceso al barrio de La Overuela, en la que se produjo un ligero hundimiento de la calzada, con la previsión de finalizar la obra el próximo 14 de febrero y poder abrir esta vía a la circulación nuevamente.

 

Según han informado fuentes municipales en un comunicado recogido por Europa Press, se ha observado que la cesión está sobre un prisma de canalizaciones de telefonía y alumbrado, anterior a las obras ejecutadas en ese punto en 2018. Además, se ha revisado cuidadosamente el talud de tierras, y aunque éste es muy vertical, se trata de un terraplén "muy antiguo y consolidado, que no da ningún signo de cesión".

 

Los servicios municipales han decidido no acometer una reparación de mínimos restringida únicamente al firme del pequeño paño demolido, sino que se aprovechará para proceder a una reparación más amplia, por eso los trabajos se extenderán durante unos diez días.

 

El pasado viernes se produjo un hundimiento del pavimento en la calzada de la carretera de La Overuela, y tras una inspección del Servicio de Extinción de Incendios y del Servicio de Espacio Público e Infraestructuras, se decidió cortar al tráfico de vehículos dicha vía.

 

Esta misma mañana, una vez demolido el pavimento sobre la cesión aparecida en la calzada de la carretera de La Overuela, junto al puente del Berrocal, en el borde exterior de la calzada y del lado de La Overuela, puede ya afirmarse con certeza que la causa de lo ocurrido ha sido la cesión del asfalto situado sobre un prisma de canalizaciones de telefonía y alumbrado, "muy somero y recubierto con un firme fragmentado e insuficiente para las cargas que debe soportar".

 

Esto supone un punto blando en la calzada, que ante el paso de las ruedas de los vehículos hace "efecto muelle" y fragmenta el pavimento sobre él.

 

Ese prisma es anterior a las obras ejecutadas en ese punto en 2018, pero el problema se ha manifestado tras ellas, pues al estrecharse la calzada en ese punto para dejar espacio a peatones y bicicletas, el se desplazó una de las roderas del tráfico directamente sobre la localización de ese prisma, punto que anteriormente era pisado con menos frecuencia.

 

En la estructura de sillería del puente, que fue revisada el viernes por el Servicio de Extinción de Incendios, tampoco se ha observado ningún signo preocupante.

 

Aunque, visto el problema, podría procederse a una reparación de mínimos restringida únicamente al firme del pequeño paño demolido, se estima conveniente, para aprovechar el corte de tráfico, puesto que el tiempo de fraguado del hormigón impediría en cualquier caso la reapertura en esta misma semana, proceder a una reparación más amplia, que abarcará más de veinte metros a cada lado de la estructura.

 

Así, se demolirá el firme sobre la canalización y se rehará con mayor espesor y armado, de tal manera que soporte la rodada directa sobre él de los vehículos pesados.

 

El aglomerado de rodadura se repondrá a sección completa en todo el tramo a lo largo de la próxima semana, de tal manera que la estimación es que la vía pueda reabrirse al tráfico el viernes 14 de febrero.

 

El concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez, ha trasladado este lunes esta información a la Asociación Vecinal La Isla, del barrio de La Overuela, tal y como se comprometió, con el fin de que tengan los datos necesarios respecto a la intervención a ejecutar.

 

Al estar cortado este acceso, el más directo al barrio desde el centro de la ciudad, la entrada o salida se puede hacer por la calle La 41. Además, se permite el paso de camiones hasta el estacionamiento de Tafisa.