El Ayuntamiento de Valladolid rechaza la actuación policial contra las mujeres que pegaron carteles de la huelga feminista

Fotografía colgada en la cuenta de twitter de @8MValladolid Un grupo de mujeres espera a la salida de comisaría a las identificadas.

Óscar Puente aclaró que los agente no actuaron “de mala fe” en la noche del pasado miércoles, cuando estas se encontraban anunciando el evento convocado para el próximo 8 de marzo.

La identificación de tres mujeres por parte de la Policía de Valladolid cuando estaban pegando carteles de la huelga feminista fue protagonista en la mañana de este viernes en el Ayuntamiento. Los hechos se produjeron en la noche del pasado miércoles, 21 de febrero, en el barrio de Las Delicias y el alcalde, Óscar Puente, mostró su rechazo y el del equipo de gobierno dos días más tardes.

 

Puente comenzó resaltando el compromiso del equipo de gobierno y de la ciudad” con la huelga, el cual calificó de “inequívoco”, con “independencia de la actuación policial”. Mezclar una actuación policial, acertada o no, es hacerlo desde la mala fe, aseguró.

 

Quiso dejar claro que la actuación policial se llevó a cabo por “una interpretación de la normativa vigente”. No estamos de acuerdo. Vamos a remitir a la Policía Municipal una instrucción en la que se detallará la interpretación que deben realizar del artículo 5 de la ordenanza entonces en vigor y de la que entrará en vigor en mes y medio”, expresó. Según explicó el alcalde, el artículo “prohíbe una inequívoca actuación contra bienes municipales que los destruya o deteriore. “No entra cualquier forma de expresión política que pueda incidir en esos bienes municipales”, añadió.

 

El regidor se mostró crítico con lo ocurrido, ya que consideró que los hechos “no son punibles y la Policía no debió intervenir. Pese a ello, aclaró que desde el equipo de gobierno entienden que la Policía “no actuó de mala fe”.

 

No se escondió a la hora de admitir que son “convocantes” de la huelga y que van “a participar”. No somos un gobierno opresor que limite la libertad de la ciudadanía”, dijo. Tras estas palabras, dos mujeres presentes en el Salón de Recepciones del Ayuntamiento mostraron su malestar con los hechos y con las explicaciones del alcalde, en unos momentos de tensión por la forma y las palabras empleadas por estas, que afirmaron que el gobierno sí era “opresor”, a lo que Puente respondió asegurando que es “una falacia.

Noticias relacionadas