El Ayuntamiento de Valladolid planea reordenar la plaza de San Pablo y el cambio de uso del Palacio Real

Puente y Saravia con los planos de la reordenación de la Plaza de San Pablo.

Prevé eliminar el aparcamiento en la plaza de las Brígidas y reordenar el espacio entre el Colegio de San Gregorio y la Casa del Sol

El Ayuntamiento de Valladolid plantea en su propuesta de nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que el pretendido cambio de uso del Palacio Real, de militar a civil, se realice en dos fases dentro de una serie de actuaciones en el entorno de la plaza de San Pablo para "reimpulsarla" que iría en paralelo al desarrollo del Campus de la Justicia en el antiguo colegio de El Salvador.

 

Así lo han presentado este viernes el alcalde, Óscar Puente, y el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, quienes han sugerido que las actuales funciones militares del palacio en el que nació el rey Felipe IV pasen a desarrollarse dentro del complejo de la Academia de Caballería, que vería reforzado y duplicado su espacio.

 

En declaraciones recogidas por Europa Press, Saravia ha asegurado que la plaza de San Pablo es "un espacio único" que ejemplifica el "impulso decisivo" que experimentó la arquitectura de la ciudad tras su designación como sede de la corte en 1601 y que se corresponde con el "segundo gran hito" urbanístico en Valladolid tras las obras de reconstrucción posteriores al devastador incendio de 1561.

 

Sin embargo, el edil considera que se trata de un lugar "infrautilizado", a pesar de sus "grandes potencialidades", que presenta una "gran vitalidad" en la zona este y norte, y una actividad "reducida" en la oeste y la sur.

 

Para corregir esta situación e incrementar la actividad en la plaza, el Consistorio considera primordial que el Palacio Real pase a uso civil, algo a lo que se opone el Ministerio de Defensa, su actual titular, a pesar de lo cual el equipo de Gobierno confía en alcanzar un acuerdo que permita la cesión a la ciudad de este edificio.

 

DOS FASES DE ACTUACIÓN

 

Para ello, plantea dos fases de actuación, la primera de las cuales podría concretarse en un plazo de cinco años y se centraría en la denominada Galería de Saboya y las casas del alcaide. La primera recuperaría su primitivo carácter escenográfico, con árboles y macetas, para corregir su actual "deterioro", a juicio de Saravia, en el que alberga incluso una piscina. En cuanto a las segundas, que vierten a la plaza de las Brígidas, el Ayuntamiento quiere sustituir las naves del fondo, junto a la calle de San Quirce, por una nueva edificación que complete las instalaciones y recoja el nuevo equipamiento.

 

En esta zona se ubican actualmente los servicios de Telecomunicaciones y aparcamiento del complejo militar, los cuales podrían trasladarse a la cercana Academia de Caballería, tal como ha sugerido el alcalde. Entre tanto, se mantendría el uso castrense del resto del palacio por un periodo máximo de diez años, después de los cuales todo el edificio se dedicaría a usos de carácter civil.

 

Tanto la plaza de San Pablo como la de las Brígidas sufrirán actuaciones urbanísticas en el nuevo PGOU, que Óscar Puente confía en que pueda aprobarse a principios del año próximo. La primera, también conocida en otras épocas como plazuela del Palacio, perderá su actual calzada, aunque esto no supondrá la desaparición del tráfico rodado, sino que éste transitará al mismo nivel que la plataforma peatonal, como ocurre en otros lugares del centro de la ciudad como la plaza de San Miguel o la Acera de Recoletos. En cuanto a si a la circulación será libre o quedará restringida, quedará a la decisión de un futuro plan de ordenación del tráfico para la capital.

 

Asimismo, la plaza de San Pablo pasará a tener una lámina de agua en el centro y una serie de cuadros verdes alrededor en los que se acomodarán los árboles ya existentes. En este caso la estatua de Felipe II que preside el lugar conservará su ubicación "en lugar de desplazarse a un lateral" como "figuraba en la propuesta del PP", según ha recordado Manuel Saravia, quien ha aludido a ello tras las críticas por el posible cambio de ubicación en la Plaza Mayor de la estatua del Conde Ansúrez.

 

En cuanto a la plaza de las Brígidas, antiguamente bautizada como de los Leones, mantendrá su actual "cuadro verde" y su superficie de juegos, pero perderá sus plazas de aparcamiento y el tráfico de paso, con una única plataforma de pavimento como en el caso de la de San Pablo. Los trabajos en ambas plazas no tendría, a juicio del edil, un coste muy elevado, ya que suponen obras "sencillas".

 

CAMPUS DE LA JUSTICIA

 

Todas las actuaciones deberán acompasarse a la ejecución del Campus de la Justicia, que aprovechará la parcela del antiguo Colegio de El Salvador y parte del espacio no edificado del vecino Hospital Rondilla -primitivo Pío del Río Hortega-. El nuevo complejo constará de dos grandes edificaciones, una en cada parcela, que se conectarán por un paso elevado que permita respetar los árboles anejos al colegio.

 

En este sentido, el concejal de Urbanismo no ha descartado, incluso, recuperar alguno de los antiguos pasadizos subterráneos que contaba Valladolid para conectar El Salvador y el Palacio Real en función del uso definitivo de éste.

 

Lo que sí ha subrayado Manuel Saravia es que el proyecto del Campus "saldrá adelante" y ha destacado la "buena disposición" del Ministerio de Justicia una vez se resuelva la cuestión de la titularidad de la parcela de El Salvador, al hilo de lo cual ha garantizado que el Consistorio cuenta con "los medios urbanísticos" para lograrlo, algo que también podría ejercer en el caso del Palacio Real, si bien ha rechazar que se vaya a llegar a ese extremo.

 

Por otro lado, el Ayuntamiento ve con buenos ojos una propuesta del Ministerio de Cultura para reordenar el espacio próximo a la Casa del Sol y el Colegio de San Gregorio -dos de los edificios que conforman el Museo Nacional de Escultural-, lo que daría acceso a nuevas zonas verdes desde la calle Cadenas de San Gregorio, concederá mayor visibilidad a elementos de la antigua iglesia de San Benito el Viejo y permitirá construir nuevas instalaciones para albergar pasos procesionales y otros usos asociados al Museo.

 

Aunque el alcalde ha subrayado que el nuevo PGOU cuenta con "proyectos irrenunciables" como el del Campus de la Justicia, se ha mostrado a favor de abrir el debate y consultar a los agentes y entidades implicadas, sobre lo cual se ha dirigido por carta este mismo viernes a la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, para explicar el "interés urbanístico, económico, cultural y social" de su propuesta y advertir de que "no saldría perjudicado el Ejército ni en aspectos económicos ni representativos".

 

También se ha dirigido al Ministerio de Cultura y al Museo Nacinoal de Escultura, al Ministerio de Justicia, a la Dirección General de Patrimonio Cultural, a la de Turismo y a la de Urbanismo de la Junta de Castilla y León, a las federaciones de asociaciones vecinales, a sindicatos, empresarios, comerciantes, hosteleros, a la Universidad de Valladolid y a los distintos grupos municipales.