El Ayuntamiento de Valladolid mantendrá vegetación baja en la Plaza de Zorrilla para facilitar la visión

Los operarios trabajan en la Plaza Zorrilla. E.P.

El Consistorio llevará a cabo esta actuación después de más de un mes desde que se suprimieran los arbustos existentes y las jardineras más altas.

El Ayuntamiento de Valladolid ampliará la valla protectora situada junto a la calzada en la Plaza de Zorrilla y mantendrá vegetación baja para que exista una buena visibilidad en esta zona.

 

El Consistorio llevará a cabo esta actuación después de más de un mes desde que se suprimieran los arbustos existentes y las jardineras más altas para mejorar la visibilidad para peatones y conductores.

 

De hecho, a lo largo de la pasada semana ya se retiraron algunas de las jardineras, aunque por el momento se mantienen las vallas de la Policía y cintas que impiden el paso a los peatones por las zonas donde se ubicaba este mobiliario urbano.

 

A partir de ahora, se acondicionarán las jardineras y se plantará vegetación de escasa altura para evitar que vuelva a dificultar la visibilidad, han informado a Europa Press fuentes municipales.

 

Además, se extenderá la valla de protección que hay instalada junto a la calzada, dado que ahora hay un tramo que queda al descubierto, sin mobiliario urbano, hasta el semáforo ubicado en la entrada a la Plaza en dirección a Miguel Íscar.

 

Las actuaciones las llevan a cabo los departamentos de Medio Ambiente y Sostenibilidad y Urbanismo a instancias de Seguridad y Movilidad con el fin de mejorar la seguridad después de algún accidente y atropello en esta zona.

 

En concreto, la actuación se solicitó debido a la falta de visibilidad que tienen los peatones que cruzan desde la Plaza hacia Santiago, ya que pueden llegar vehículos por su izquierda (autobuses, motos, taxis y bicicletas, entre otros), aunque muchas veces no se mira en esta dirección por falta de costumbre -el tráfico de vehículos particulares va en la dirección contraria-.

 

Al igual que los peatones, los conductores que llegan desde Paseo de Zorrilla en dirección a Miguel Íscar tampoco tienen mucha visibilidad y, aunque el paso de peatones está regulado por semáforos, en ocasiones se invade la calzada cuando estos están en rojo.

 

Entre 2003 y 2004 se llevó a cabo la reforma de la Plaza, con motivo de la construcción del aparcamiento subterráneo que se encuentra bajo ella. En la reforma de la superficie el Ayuntamiento invirtió 900.000 euros y supuso volver a instalar la fuente con forma de elipse que anteriormente se retiró.

 

También se modificó el lugar donde se encontraba la estatua de José Zorrilla, antes en el interior del estanque de la fuente, para su instalación en la explanada central de la plaza, alineada dentro del eje formado por la calle Santiago y el Paseo del Príncipe.