El Ayuntamiento de Valladolid incoa el Primer Plan Municipal de Personas Mayores, que busca su total inclusión

Un 30,31 % de las personas mayores de 65 años tiene 80 o más años de edad.

El Ayuntamiento de Valladolid ha puesto en marcha primer Plan Municipal de Personas Mayores, que ha sido presentado este martes en la Comisión de Cultura, Educación, Participación Ciudadana y Servicios Sociales y que busca la "total inclusión" de este colectivo.

 

El Plan se fundamenta en la experiencia de trabajo consolidado desde los servicios sociales con las personas mayores, y la legislación al respecto; la actividad municipal que se relaciona con la calidad de vida de las personas mayores en sentido amplio y la opinión de las propias personas mayores, las empresas y personas que trabajan en su cuidado, tanto profesionales como familiares o profesionales de los servicios sociales y que participaron en el estudio que con motivo del reconocimiento de Valladolid como 'Ciudad Amiga de las Personas Mayores'.

 

A raíz de este estudio y en consenso con los objetivos planteados, se planificaron una serie de acciones, de cuyo seguimiento se ha ido dando cuenta en los distintos Consejos de Personas Mayores celebrados con carácter cuatrimestral.

 

El Plan propuesto aporta como novedad su enfoque integral e integrador de todas las acciones, servicios y recursos que ofrece el Ayuntamiento de Valladolid para la mejor calidad de vida de las personas mayores y se estructura en dos grandes áreas: la actividad municipal centrada en las personas mayores y la actuación municipal en el entorno para la calidad de vida de las personas mayores.

 

En Valladolid el proceso de envejecimiento, como en el resto de Castilla, se agudiza: si la media de edad en toda España a principios de 2018 se cifraba en 44 años, en Valladolid alcanza los 46 años. Tras la última actualización del padrón de habitantes en Valladolid cifra la población de 65 años o más en 78.504 habitantes, que suponen un 26,15 % de la población total de la ciudad. Un 30,31 % de las personas mayores de 65 años tiene 80 o más años de edad. A uno de enero de 2019 son 142 las personas que viven en Valladolid y tienen 100 o más años de edad.

 

Además, el fenómeno del envejecimiento tiene un sesgo femenino importante. Mientras que de las personas mayores de 65 años en Valladolid un 57,96% son mujeres, este porcentaje alcanza 64, 16% cuando se analiza el grupo de mayores de 80 años, y el 86,62% en el grupo de personas centenarias.

 

Esto quiere decir que el proceso de envejecimiento social afecta particularmente a las mujeres, que viven más años, aunque con menor calidad de vida que los hombres, y que presentan problemas específicos, siendo mucho más afectadas por el fenómeno de la soledad (el 71% de las personas mayores de 80 años que viven solas son mujeres) y por enfermedades que les son propias.

 

El 'Estudio de dependencia y fragilidad en personas mayores' Red Centinela Sanitaria de Castilla y León, publicado en agosto de 2018 cifra a las personas mayores con algún tipo dependencia en un 15,70%. Lo que significa que en Valladolid viven actualmente alrededor de 66.000 personas mayores de 65 años con plena autonomía o pequeñas limitaciones que no obstaculizan el desarrollo de una vida normalizada.

 

Teniendo en cuenta el 'Enfoque de derechos' que impregna toda la labor tanto a nivel municipal como en la Concejalía de Servicios Sociales, la Inclusión Social de las personas mayores se ha convertido en un aspecto "medular".

 

El "edadismo", o la discriminación social por razón de edad, es un hecho en la sociedad, que conlleva en muchas ocasiones la vulneración de los derechos de las personas mayores ya sea por la "vía de la sustitución" o "de la sobreprotección".

 

Asimismo, el plan asume la propuesta de integrar todos los aspectos que conforman la vida de las personas mayores, y de poner al servicio de las mismas todas las políticas municipales que redundan en su mejor calidad de vida y en la posibilidad de desarrollar sus potencialidades personales y el ejercicio de su ciudadanía.

 

Aportar servicios y recursos destinados a potenciar la autonomía personal y la permanencia de las personas mayores en su entorno familiar y social, prevenir la soledad y fomentar la participación son también aspectos nucleares del plan presentado.