El Ayuntamiento de Valladolid flexibiliza los horarios para la conciliación de los empleados públicos

A partir de hoy, 1 de junio, el personal de oficina del Ayuntamiento de Valladolid dispondrá de mayor flexibilidad para la realización de su jornada de trabajo. 

Si bien la jornada semanal se mantiene en 37 horas y media, -el mínimo legalmente establecido-, se amplía la franja horaria a la que el trabajador puede adaptarla.

 

Hasta el momento, la jornada debía realizarse necesariamente entre las 7,30 y las 16,00 horas. Sin embargo, a partir de hoy, 30 de las horas de la jornada semanal tendrán que cumplirse entre las 8,30 y las 14,30 horas de lunes a viernes, pero el resto podrá repartirse entre las 7,15 y las 8, y las 14,30 y las 16,00 horas en todos los centros de trabajo.

 

El nuevo sistema de cómputo de jornada permite también trabajar hasta las 18,00 horas entre una y cuatro tardes, dependiendo del centro de trabajo en el que presten servicios los empleados públicos.

 

Esta diferencia obedece a la voluntad de conjugar la mejora de la conciliación con el uso eficiente de los edificios públicos, evitando gastos innecesarios de luz, seguridad, celaduría, etc. especialmente en los centros de trabajo con menor número de trabajadores.

 

Departamentos sin flexibilidad

 

Hay servicios, departamentos o unidades organizativas, cuyas peculiaridades impiden aplicar esta flexibilidad horaria en términos generales: se trata de servicios que trabajan a turnos o en equipos, como es el caso de la Policía o del Servicio de Extinción de Incendios.

 

En cualquier caso, en algunas de estas unidades será posible acceder a peticiones concretas de flexibilidad, estableciéndola de una forma programada y consensuada, dentro de una franja horaria determinada por el servicio correspondiente. En cualquier caso, el equipo de gobierno municipal se ha comprometido a oír a los sindicatos en los supuestos en los que inicialmente no se estime viable acceder a la petición. 

 

Este avance en la flexibilidad se implanta con carácter de experiencia piloto y con el fin de analizar las ventajas e inconvenientes que plantee su aplicación práctica y valorar el sistema más adecuado de cara a recoger de forma definitiva la flexibilidad horaria en el convenio colectivo y en el acuerdo de personal que gobierno municipal y sindicatos negocian actualmente.

 

La decisión responde también a un compromiso asumido por el equipo de gobierno municipal de ir mejorando las condiciones de trabajo y recuperando derechos perdidos en el marco de la legalidad.