El Ayuntamiento de Valladolid controlará el botellón de El Peral, aunque no más que el resto

Luis Vélez dice que es un botellón en el que no había cientos de personas. El Peral se suma a otros lugares de habitual consumo de alcohol en la vía pública: Moreras, Rosaleda, Ribera de Curtidores y Praquesol.

El Ayuntamiento de Valladolid controlará el botellón que se produce cada fin de semana en la en un parque público de la urbanización del Peral. Aunque sin ninguna medida especial, mas que como se hace con el resto de zonas de la ciudad afectadas por este problema, según el concejal de Seguridad, Luis Vélez.

 

Tribuna de Valladolid denunció este domingo el botellón que se produjo este sábado en esta urbanización, según alertaron algunos vecinos. Vélez ha confirmado la preocupación del Ayuntamiento por este problema, aunque también ha explicado que por lo visto en las imágenes no eran cientos los jóvenes allí reunidos.

 

No obstante, según relata un testigo presencial cerca de medio millar de jóvenes se reunieron en el lugar a beber. “Había chicos vomitando y alguno necesitó asistencia médica”, dice un vecino, quien confirma que además del botellón, cada fin de semana se producen episodios de vandalismo.

 

Luis Vélez dice que la Policía ya se ha pasado por el lugar de los hechos y como ocurre en otras zonas de la ciudad, incluso de paisano. Por su parte, Alberto Bustos, concejal de Juventud, insiste en el trabajo realizado por el Ayuntamiento de Valladolid de ofrecer otro tipo de ocio alternativo a los jóvenes.

 

También advierte del carácter “rotatorio” que tienen estos botellones. “Cuando se actúa en una zona con más presencia policial, vigilancia o, por ejemplo, aumentando la iluminación del lugar, los jóvenes buscan otros espacios. A ello contribuye la facilidad de convocatoria a través de redes sociales o WhatsApp”.

 

Dice Alberto Bustos que el problema del botellón es uno de los que más preocupa a su concejalía. Cree que esas alternativas de ocio nocturno no están reñidas con un mayor control policial, sanciones y vigilancia, además de un control a los establecimientos que vendan alcohol a menores.

 

Bustos, asimismo, confirma que este tipo de botellones de adolescentes y jóvenes se producen en determinadas zonas de la ciudad: Moreras, Rosaleda, Ribera de Curtidores, El Peral y Parquesol, principalmente.

Noticias relacionadas