Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

El Ayuntamiento de Valladolid, contra la procesionaria "durante todo el año"

Las orugas trepando por un árbol

La concejala de Medio Ambiente, María Sánchez, explica cómo actúa el Servicio de Parques y Jardines contra esta especie en una época en la que varias zonas de la ciudad se encuentran afectadas.

La procesionaria se ha hecho fuertes en diferentes zonas de Valladolid -sobre todo en parques- y ha puesto en alerta a los ciudadanos, ya que esta especie puede producir urticaria. Por ello, desde el Ayuntamiento explican que no solo trabajan contra ella en esta época, sino “durante todo el año”. “Sobre todo en masas forestales. Se comienza realizando los tratamientos en el mes de septiembre con ‘bacillus turicensis’, que es cuando la procesionaria está en fase de desarrollo”, señala la concejala de Medio Ambiente, María Sánchez, a través de las actuaciones del Servicio de Parques y Jardines.

 

Así, cuenta que “en enero y febrero se tratan, sobre todo, los pinos de Huerta del Rey y Pinar de Jalón y se presta especial atención en sitios donde hay este tipo de árboles cerca de colegios y parques públicos, cortando los bolsones del árbol”. Una tarea para la que utilizan “una plataforma elevadora, aunque, si los árboles son muy altos y no pueden llegar, también se instalan “unas trampas alrededor del tronco en la parte alta, recogiéndolas en un recipiente que tiene acoplado”.

 

Pero no son los únicos métodos, ya que las empresas, por lo general, usan “un insecticida autorizado aplicado a los bolsones, como ocurre en la zona del Pinar de Jalón”. Mientras, María Sánchez explica que, además de en los lugares mencionados, el Servicio también trabaja “en la Zona Norte de Valladolid, donde elimina los bolsones y mantiene las trampas.

 

 

EL CICLO

 

Así las cosas, la procesionaria es una especie de lepidóptero defoliador que en esta época desciende buscando la tierra. En ese momento, según explican desde el Ayuntamiento, es cuando este “actúa para que no lo consiga mediante las trampas.

 

El proceso es largo, ya que, en los meses de junio y julio, las larvas que han conseguido descender se entierran y salen como adultos, se aparean y pasado el verano vuelven a aparecer los primeros bolsones en los árboles”, que es cuando el Servicio comenzaría de nuevo el tratamiento.

 

“El peligro es ahora, durante la bajada, ya que su contacto es muy urticante. Se tiene que evitar tocarlos y hay que poner especial atención a los niños y los perros, advierte la concejala.

 

OTRAS ZONAS

 

María Sánchez señala que existen más zonas afectadas en Valladolid, aunque no son de competencia municipal. Estas son el Pinar de Antequera, donde la masa forestal pertenece la Junta de Castilla y León; propiedades privadas en el Pinar u otras zonas con masa forestal, cuyo mantenimiento deben realizarlo los propios particulares; y zonas de pinares pertenecientes a la Comunidad de Regantes, que se ocuparían de su mantenimiento. Una tarea que de no realizarse por las competencias correspondientes podría derivar en la “expansión” de la procesionaria y “entrar en zonas municipales”.