El Ayuntamiento de Valladolid cederá locales a las asociaciones vecinales y arreglará otras sedes

El Ayuntamiento de Valladolid mantendrá su política de facilitar locales a las asociaciones de vecinos de la ciudad para que mantengan sus sedes.

El Ayuntamiento de Valladolid mantendrá su política de facilitar locales a las asociaciones de vecinos de la ciudad para que mantengan sus sedes, como hasta el momento, y ha abierto un proceso de participación para debatir el modelo a implantar.

 

La Concejalía de Hacienda, con competencias en Patrimonio, explica que la legislación exige concurrencia pública y publicidad para adjudicar esos contratos de arrendamiento, de forma que se necesita abrir un concurso público para asignar un local a cada asociación con determinadas características, metros cuadrados y en determinada zona, han informado a Europa Press fuentes municipales.

 

Según señala el Área de Hacienda, Patrimonio no tiene competencias para alquilar para terceros y sólo, en todo caso, para suplir las carencias del patrimonio público, así pues, sólo se ha iniciado un expediente para rescindir los contratos actualmente en vigor.

 

Por ello se dará, en todo caso, audiencia a las asociaciones, que pueden subrogarse en los contratos actuales mediante una subvención que concederá el Consistorio por los mismos importes que invertía actualmente, cerca de 250.000 euros entre coste de alquileres y gastos.

 

En todo caso, esas subvenciones estarán gestionadas y resueltas con tiempo suficiente para cubrir las necesidades de las asociaciones antes de que finalice el año 2016, ejercicio durante el que mantendrán los locales de los que disfrutan actualmente.

 

El concejal de Participación Ciudadana, Alberto Bustos, ha señalado que se ofrecerán a las asociaciones dos opciones, una subvencionarles el alquiler y los gastos en un cien por cien, tal y como hasta ahora, de modo que serían ellos mismos quienes contrataran o subrogarse en el contrato actual, bajo la tutela del Departamento de Patrimonio; o bien se saquen a concurso público las contrataciones, lo que podría tener el inconveniente de que, debido a los límites temporales que marca la ley, tendría que sacarse de nuevo a concurso cada cuatro años, de forma que las asociaciones podrían verse obligadas a cambiar de sede en esos periodos.

 

En todo caso, Bustos ha asegurado que "en ningún caso se les va a echar de los locales", ni "nadie va a salir perjudicado por el cambio de modelo de gestión".

 

El concejal de Participación Ciudadana, que mantendrá este martes un encuentro en Alcaldía con el propio alcalde, el concejal de Hacienda y la presidenta de la Federación Vecinal Antonio Machado, ha insistido en que desde el primer momento en que se conocieron los impedimentos legales para continuar con el modelo que se había utilizado hasta ahora se ha mantenido un permanente proceso de diálogo con las asociaciones, durante el que todas han estado puntualmente informadas y pueden aportar cuantas sugerencias estimen oportunas.