El Ayuntamiento de Valladolid aumenta casi un 50% la cuantía para el Servicio de Ayuda a Domicilio

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid ha aprobado las nuevas condiciones por las que se regirá el contrato del Servicio de Ayuda a Domicilio para los próximos cuatro años por una cuantía de 7.150.000 euros anuales, lo que supone un incremento del 47,22 por ciento respecto al contrato adjudicado en 2014.

Según han informado fuentes consistoriales, a lo largo del año 2017 el Ayuntamiento va a adjudicar el nuevo contrato del servicio de ayuda a domicilio, con "importantes mejoras" respecto al actual.

 

Para ello, se adjudicarán a empresas distintas el servicio de ayuda a domicilio en sus modalidades de atención personal, limpieza, lavandería y canguros y el servicio de ayuda a domicilio en su modalidad de comida a domicilio, ya que el contrato se ha dividido en dos lotes para tener en cuenta la especialización de cada uno de las modalidades.

 

Será necesario que las empresas presenten una memoria de ejecución del servicio en la que reflejen todos los aspectos para la mejora de la calidad de la atención de las personas mayores dependientes y un plan social de actuación.

 

Según han explicado las mismas fuentes municipales, el peso de la valoración de esta memoria, que se evaluará con los criterios técnicos aprobados, supone un 70 por ciento de la puntuación, "con lo que el equipo de Gobierno quiere acabar con la subasta de los servicios sociales, ya que la puntuación que se puede dar al precio es sólo un 10 por ciento de la valoración total".

 

El 20 por ciento restante va destinado a evaluar mejoras tangibles en el servicio, como la adquisición de productos de apoyo adecuados para que las personas mayores dependientes tengan una mejor calidad de vida en su domicilio, horas de atención de un segundo profesional en los casos de atención personal que se requieran, etc.

 

Se van a exigir a las empresas licitadoras que detallen de forma pormenorizada los protocolos de actuación en distintos ámbitos con las personas mayores dependiente, "ya que, desde el criterio de que lo que importa es el bienestar de las personas, la atención centrada en la persona requiere adecuarse mejor a las necesidades y preferencias de las personas que atiende el servicio".

 

Además, se plantea un mayor seguimiento del servicio prestado para que la adecuación a estas necesidades y preferencias de las personas mayores dependientes sea completa.

 

También, se introducen nuevos perfiles profesionales en el servicio de forma que la figura del trabajador del servicio se dedique con mayor intensidad al seguimiento de las personas mayores dependientes "que, en muchos casos, están en situación de desprotección, y los ayudantes de
coordinación se dediquen a la gestión más administrativa del servicio".

 

De forma complementaria, el Ayuntamiento va a desarrollar una aplicación móvil de ayuda domicilio que les permita controlar en tiempo real la gestión del servicio, con comunicación a la persona beneficiaria del servicio y a sus familias.

 

Por otro lado, en una muestra de "sensibilidad" con las personas en situación de vulnerabilidad se ha introducido en el contrato la obligatoriedad de contratación laboral en este servicio a mujeres víctimas de violencia de género, personas con discapacidad u otros colectivos vulnerables.

 

En previsión de posible incremento de la demanda del servicio en función de la tasa de envejecimiento de la población de Valladolid, el Ayuntamiento ha previsto que el contrato se puede ampliar hasta en un 35 por ciento.

 

Noticias relacionadas