El Ayuntamiento de Valladolid aprueba una partida de más de 400.000 euros para fomentar la compra de vehículos eléctricos

Coche eléctrico

El concejal de Hacienda, Antonio Gato, explicó los incentivos se trata de "una fórmula, innovadora y alternativa" a las clásicas subvenciones.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid ha aprobado este miércoles la convocatoria pública de una línea de incentivos de más de 400.000 euros para fomentar la movilidad eléctrica.

 

El acuerdo recoge dos tipos de incentivos; por una parte, se estimula el uso del vehículo eléctrico y la instalación de puntos de recarga asociados a esos vehículos en los sectores del taxi, reparto urbano de 'última milla' y autónomos o empresas privadas que realizan servicios en la ciudad con alto impacto en movilidad; y por otra, la instalación de 20 puntos de recarga en el sector servicios (hoteles, supermercados, grandes superficies y estaciones de servicio).

 

Como contrapartida al incentivo recibido, articulado en forma de contrato, estos sectores profesionales aportarán datos de uso de los vehículos y las recargas efectuadas en sus respectivas actividades, que se monitorizan a través de equipos embarcados, plataformas TIC, encuestas y formularios.

 

El concejal de Hacienda, Antonio Gato, ha explicado que se trata de "una fórmula, innovadora y alternativa" a las clásicas subvenciones, desarrollada desde la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico del Ayuntamiento, que permite que estos incentivos sean "compatibles con otras subvenciones directas de ámbito nacional y regional", como por ejemplo las del Plan MOVEA.

 

Los destinatarios del primer tipo de incentivo, dotado con una partida de 375.750 euros está dirigido a un mínimo de 45 vehículos y 45 puntos de recarga en auto-taxi, reparto urbano y flotas profesionales, que podrán percibir un máximo de 8.350 euros por contrato, que incluye vehículo más punto de recarga en aparcamiento privado.

 

Los destinatarios del segundo, dotado con 30.000 euros, (para un mínimo de 20 puntos de recarga en el sector servicios) podrán obtener un máximo de 1.500 euros de apoyo por punto de recarga instalado.

 

Los que resulten seleccionados según la valoración que figura en la convocatoria, firmarán un contrato individual de cesión de datos de su experiencia como usuario de electromovilidad, tanto de vehículos como de recarga.

 

Los vehículos han de ser 100% eléctricos (no híbridos enchufables), con un punto de recarga asociado, y para participar en la convocatoria bastará con un compromiso de compra a ratificar antes de la firma del contrato.

 

En todo caso, el periodo de monitorización, que exige la Unión Europea, será de un mínimo de 24 meses.

 

En el caso de reparto urbano y flotas profesionales se podrán solicitar como máximo incentivos para 5 vehículos y puntos de recarga asociado por empresa.

 

Entre otros criterios se valora que el vehículo sea adaptado, que sustituya a otro y que su adquisición sea más reciente (en ningún caso anterior al 1 de enero de 2015).

 

En Valladolid hay actualmente 72 puntos de recarga de vehículos, de los que 34 son de acceso y uso público aunque antes de que termine 2020, el número de estos últimos se elevará hasta los 63, a los que habrá que sumar los privados.

 

Además, y también gracias al proyecto Remourban se instalará de un punto de recarga rápida en Centrolid con potencia superior a 50 kilowatios y cuatro más de recarga semirrápida en paradas de taxi, aún por determinar y se renovará parte de la red actual de recarga.