Cyl dots mini

El Ayuntamiento califica como “muy estricta” la nueva normativa de la Junta sobre los Centros de Personas Mayores

El Centro de Mayores de Rondilla. AYTO. VALLADOLID

Ante los bulos existentes sobre el posible cierre de las cafeterías de los Centros de Personas Mayores, la concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Valladolid achaca el mal funcionamiento de estas a su bajo consumo.

"Todo el proyecto está encima de la mesa", declara la concejala socialista frente a los bulos que se han generado sobre el cierre de las cafeterías de los Centros de Personas Mayores. Niega que esto vaya a llevarse a cabo, pero defiende que el mal funcionamiento de estos espacios se debe a "la falta de personas que acuden y consumen".

 

"Las familias que dependen de estos ingresos no sobreviven con 150 euros al mes", explica. Esto ocurre, por ejemplo, en el Centro ubicado en la Pilarica. Por ello, la mejor solución pasaría por "implantar máquinas como en cualquier otro centro".

 

Además, tiñe de "muy estricta" la nueva normativa instaurada por la Junta de Castilla y León en marzo del 2018, en la se exigen aseos de uso propio o iluminación adecuada, entre otras medidas. Romero confiesa que "están en un momento de transición" con ordenadores, talleres de yoga, paseos o charlas entre otras mejoras. 

 

La concejala hace hincapié en que la sociedad tiene una visión muy confundida de las 'personas mayores', que son "muy activas" y no "dependientes y viejos". Defiende también, que con la presencia de peluquerías dentro de estos centros, este sector podría dañarse: "les hacemos competencia y no en las mismas condiciones. Perjudicamos a los negocios del barrio que pueden estar llevando nuestros hijos".