El Ayuntamiento busca alternativas al carril bici para no tener que talar los árboles de Isabel la Católica

Cruce de Isabel La Católica donde se recuperará un carril para tráfico rodado. JUAN POSTIGO

Esta ha sido la actuación "más conflictiva" ya que ha generado problemas de atascos.

El Ayuntamiento de Valladolid estudia soluciones para evitar tener que talar dos árboles de cierto porte en la ejecución de la obra de desplazamiento del nuevo carril bici de Isabel la Católica hacia el parque de Las Moreras para recuperar un tramo de calzada con dos viales.

 

Según han señalado a Europa Press fuentes del Ayuntamiento, concejales y técnicos municipales se han desplazado este lunes a la zona de Isabel la Católica, junto al cruce con el puente del mismo nombre, para estudiar las opciones de ejecutar la citada obra.

 

Esta actuación persigue recuperar uno de los carriles de circulación de la calzada de Isabel la Católica en sentido paseo de Zorrilla durante unas decenas de metros en el cruce con el puente y con la calle Doctrinos, para que los vehículos que tengan que detenerse para hacer el giro a la derecha no interrumpan la marcha de los que se dirigen hacia San Ildefonso y el paseo de Zorrilla, con lo que se evitarían los embotellamientos que se han producido este verano a determinadas horas.

 

El espacio para recuperar ese vial de la circulación se obtendría desplazando el nuevo carril-bici, señalizado desde hace unas semanas sobre la calzada, y llevándolo hacia la derecha del acceso al aparcamiento subterráneo de Isabel la Católica, por lo que la acera debería "volar" durante unos metros sobre el parque de Las Moreras.

 

En ese punto se encuentran dos árboles de cierto porte, de unos 50 años de antigüedad y 20 metros de altura, que según informaba la prensa local este fin de semana deberían talarse para poder ejecutar la obra. Sin embargo, el equipo de Gobierno estudia con los técnicos municipales las opciones para evitar que sean eliminados estos ejemplares.

 

El alcalde de Valladolid señaló la pasada semana que se ha llevado a cabo una evaluación de las medidas llevadas a cabo dentro del nuevo Plan de Movilidad y se ha determinado que el carril bici del paseo de Isabel la Católica en sentido paseo de Zorrilla en la intersección con el puente de Isabel la Católica, que ha sido la actuación "más conflictiva" ya que ha generado problemas de atascos.

 

En ese punto, como ha detallado, cuando se acumulan varios vehículos que quieren realizar el giro a la derecha, al estar al mismo tiempo el paso de peatones del puente abierto, "se forma un tapón y no hay posibilidad de que los coches que siguen en sentido paseo de Zorrilla puedan transitar", lo que incrementa la densidad de tráfico y produce embotellamientos.

 

Por ello, se ha tomado la decisión de realizar esta pequeña obra para desplazar el carril bici hacia la zona que ocupa actualmente la acera y permitir la recuperación, en un tramo de algo menos de 100 metros, de un segundo vial para tráfico rodado justo antes de la intersección con el puente.