El Ayuntamiento aprueba definitivamente los presupuestos tras rechazar siete reclamaciones

Los concejales de Izquierda Unida en el pleno, con la representante de la Asociación Vecinal Rondilla. JUAN POSTIGO

La Asociación Vecinal de la Rondilla ha intervenido en el Pleno para echar en cara al alcalde la no renovación del Convenio de Colaboración social para estos presupuestos.

Los presupuestos para 2015 del Ayuntamiento de Valladolid siguen adelante, tal y como se ha aprobado este martes en Pleno Extraordinario. A pesar de las siete reclamaciones presentadas por la Asociación Vecinal Rondilla, finalmente no ha habido modificaciones gracias a la mayoría absoluta del Partido Popular, que se ha hecho valer pese a las protestas de dicha Asociación y de la oposición conformada por IU y PSOE.

 

Entre otros asuntos, estas enmiendas incluían modificaciones para la rehabilitación del puente de Santa Teresa, la creación de una escuela infantil, aspectos referidos al Espacio Joven, la derogación de la tasa de basuras o, la más importante según la Asociación e Izquierda Unida, la cancelación del Convenio de Colaboración social que afectaba mayoritariamente a personas mayores, inmigrantes y parados.

 

De esta manera, el Pleno comenzaba este martes con la intervención de Rocio Matilla, representante de la Asociación Vecinal. “¿Qué nos proponen que hagamos con los 430 participantes en 21 acciones formativas? ¿O con los 73 menos y jóvenes en situación de riesgo de los 18 talleres de integración sociocultural? ¿O con la tención a 841 inmigrantes de los que 126 son participantes en acciones formativas?”. La de Rondilla también tuvo palabras para los 300 demandantes de empleo o las 40 personas de minorías étnicas que llegaron al Convenio derivadas desde los Centros de Acción Social.

 

El concejal de Hacienda, Alfredo Blanco, defendió al Partido Popular echando en cara a IU que en las Cortes miembros del partido de izquierda pedían no solo la consolidación de la tasa de basuras, sino otros dos impuestos de recogida y tratamiento de residuos. “Una auténtica manera de contradecirse a uno mismo”, explicó Blanco.

 

“Ni siquiera se han puesto nunca de acuerdo con la Asociación Vecinal . ¿Solo gobiernan para quienes les votan”, increpó María Sánchez, de IU. “Ustedes son como el conductor kamikaze, que son el resto los que van en contra, no él”, secundó Pedro Herrero por parte del PSOE.

 

La cuestión es que finalmente con los diecisiete votos del PP, los tres en contra de Izquierda Unida y las siete abstenciones del PSOE, las siete enmiendas de la Rondilla se echaron para atrás. Precisamente el Grupo Socialista se encontraba con siete concejales en vez de los nueve habituales por la ausencia justificada del concejal Luis Vélez y de Consuelo de León, que pronto tomará el cargo tras la renuncia de Asunción Barrios hace una semana, algo que también se aprobó una vez concluido el debate sobre los presupuestos.