El Aula Valladolid desata un torrente de juego para imponerse al Gran Canaria
Tribuna mini Saltar publicidad
Vallaqueso file
Cyl dots mini

El Aula Valladolid desata un torrente de juego para imponerse al Gran Canaria

Partido Aula Valladolid contra el Gran Canaria.

Las de Miguel Ángel Peñas firman su mejor actuación de la temporada ante uno de los mejores equipos de la liga

El Aula Valladolid firmó el partido que llevaba esperando desde que empezara la temporada. Las blanquiazules desataron lo mejor de su juego para doblegar al Rocasa Gran Canaria (37-33) en un partido en el que brilló el equipo y en el que Lulu Guerra volvió a ser protagonista. Sus 13 paradas frenaron en seco a las canarias y permitieron que las de Miguel Ángel Peñas pudieran sacar lo mejor de su contraataque, en un torrente ofensivo desmedido que se llevó por delante a uno de los mejores equipos de la liga.

 

El comienzo del partido fue una sorpresa para todos, con dos de los equipos más anotadores de toda la Liga Guerreras  anotando solo tres goles en los primeros cinco minutos (2-1). Y buena culpa de ello la tuvieron Silvia Navarro y Lulu Guera, que se sumergieron en un duelo de porterías para cerrar la persiana al ataque rival. El choque iba a tirones, con el Aula encontrando huecos en el ataque estático y el Gran Canaria corriendo y encontrando goles fáciles en la primera oleada. Precisamente gracias a esa rapidez se abrió la primera brecha en el marcador (3-5, min. 11). El  Aula aprovechó dos exclusiones consecutivas de las visitantes para acercarse en el marcador, pero sin lograr empatar (6-7, min.15). Esa esperada igualada llegaría en el minuto 19, cuando Teresa Álvarez dirigió el contraataque para que Amaia G. De Garibay pusiera el 10-10.

 

Los dos equipos se reparten el control del partido y a cada pequeña ventaja del Gran Canaria respondía el Aula con buena defensa y un ataque estático muy incisivo. Si primero fue Lorena Téllez la que llevó el timón, luego asumió la responsabilidad Danilo So Delgado. La amenaza de su lanzamiento exterior permitió que el equipo blanquiazul jugara mucho más cómodo. Mientas, en defensa, las vallisoletanas trataban de minimizar todas las buenas cualidad del Gran Canaria, que son muchas y no variadas. Tanto Spugnini como Mbengue daban unos enormes quebraderos de cabeza a la defensa pucelana, que se mantenía a base de fe y de mucha intensidad de cada una de las jugadoras del Aula Valladolid. Y en esas estaba el partido cuando llegó una invitada inesperada. Savina Bergara, la jovencísima pivote blanquiazul, cazó un rebote en los seis metros para superar a Palomino, que había sustituido a Silvia Navarro en la portería, para, a renglón seguido, robar y permitir el gol en contraataque. Esas dos jugadas marcaron un último minuto loco, en el que el Aula Valladolid se puso por delante al ritmo que más le gusta, el que siempre le lleva a toda velocidad (20-17).

 

 

El paso por el vestuario frenó un poco a las Miguel Ángel Peñas que redujeron el ritmo obligadas por la defensa del Gran Canaria, pero sin ceder ni un ápice en el marcador. Es más, Amaia G. De Garibay iba a obligar a Robert Cuesta a pedir tiempo muerta después de finalizar con una impecable vaselina una gran jugada y poner la máxima ventaja en el marcador (25-20, min.39). Mientras, Spugnini daba la respuesta una y otra vez desde los seis metros, donde solo Lulu Guerra parecía capaz de pararla. La jugadora del Gran Canaria terminó con xx goles, como gran referente ofensivo de las canarias en ataque.

 

Pero el Aula  Valladolid se había desatado subido a lomos de una gran Lulu Guerra, que volvió a dar una exhibición en Huerta del Rey. No siquiera la inferioridad parecía poder frenar a un  Aula desatado, que encontraba el gol desde todos los ángulos, en las manos de cada una de las jugadoras que decidían lanzar a portería. El partido era un verdadero festín ofensivo de las vallisoletanas, que aún mantenían los seis goles de diferencia cuando restaban diez minutos para el final del partido (31-25). Pero en balonmano, las diferencias se escapan como arena entre los dedos. Así que un parcial de 0-2 a favor de las visitantes tras dos pérdidas de su equipo, obligaron a Miguel Ángel Peñas a pedir tiempo muerto (31-27, min.22). El Gran Canaria apretaba con una buena defensa y el Aula Valladolid respondió con su particular carácter, conscientes de que esta vez no se iba a escapar la victoria.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: