El Atlético Valladolid se deja los dos puntos en casa ante el Ángel Ximénez Puente Genil (29-32)
Cyl dots mini

El Atlético Valladolid se deja los dos puntos en casa ante el Ángel Ximénez Puente Genil (29-32)

El mal comienzo mediatizó las opciones del Valladolid que no pudo remontar pese al apoyo de su público, aunque nunca se dio por vencido.

Atlético Valladolid (29): César Pérez (portero, 1 parada), Dani Ramos (2), Borja Méndez (5 4p), Miguel Martínez (5), Dani Pérez (-), Arthur Patrianova (2), Manu García (2) - 7 inicial -  Guillermo Fischer (-), Miguel Camino (1), Yeray Lamariano (portero, 10 paradas), Mauricio Basualdo (4), Álvaro Martínez (5), Robert Rosell (-), Paolo Roki (3 2p), Sergio Casares (-) y Diego Pérez (-).

 

Ángel Ximénez Puente Genil (32): Álvaro De Hita (portero, 5 paradas), Javier García (4 1p), Xavi Tua (2), Pere Arnau (2), José Cuenca (3), Alan da Silva (2), Delcio Moreno (4) - 7 inicial – David Estepa (4), Chen Pomeranz (3), Michal Konecny (portero, 3 paradas), Mihajlo Mitic (1), Joao Pedro da Silva (6 1p), Felipe Borges (-) y Sean Corning (1).   

 

Árbitros: Rafael García Mosquera y Alberto Rodríguez Rodríguez. Excluyeron por 2 minutos a Arthur Patrianova (10´ y 16´), Paolo Roki (23´), Guillermo Fischer (38´ 41´y roja), Robert Rosell (57´) y David Pisonero (entrenador, azul 57´) del Recoletas Atlético Valladolid y a Pere Arnau (4´) y Xavi Tua (45´) del Ángel Ximénez Puente Genil.

 

Parciales cada 5 minutos: 1-3; 3-6; 5-10; 7-13; 10-17; 15-20 -descanso- 18-21; 20-23; 22-25; 24-27; 27-29; 29-32.

 

Lugar: Polideportivo Huerta del Rey. J2 Liga Sacyr Asobal, partido disputado ante 921 espectadores.

 

Como viene siendo la tónica en las últimos enfrentamientos entre ambos equipos,  Atlético Valladolid y Ángel Ximénez Puente Genil depararon sobre la pista de Huerta del Rey un choque vibrante que fue dominado con claridad en la primera parte por el cuadro andaluz, pero que la fe e intensidad del Recoletas a punto estuvo de remontar, cuando el equipo pucelano se puso a un gol a falta de cuatro minutos. Aún así, los visitantes supieron navegar en un final revuelto para llevarse dos puntos muy importantes para sus aspiraciones por 29-32.   

 

El conjunto pontano comenzó el encuentro muy efectivo en la anotación. Los vallisoletanos encajaban mucho y su oponente les doblaba mediada la primera mitad, 5-10. Limitado en el juego en transición, la circulación del Valladollid no funcionaba y la intensidad defensiva visitante y sus variantes con el avanzado se les atragantaban. Por si fuera poco, las exclusiones iban cayendo una tras otra del lado local y los de Pisonero no daban con la tecla defensiva. De este modo, Ángel Ximénez no hacía otra cosa que aumentar su ventaja, 6-13 min.18.

 

Se esperaba la reacción de un Valladolid que nunca se rinde pero los cordobeses manejaban el ritmo de juego y seguían anotando en casi cada ataque. Entonces Pisonero tiró de pizarra, jugó con dos zurdos en primera línea, Basualdo y Miguel Martínez, y entre su hermano Álvaro y el lateral argentino acercaron a los gladiadores azules a cinco al descanso, 15-20.

 

En el segundo periodo, los pucelanos trataron de invertir de salida la dinámica del partido y lo consiguieron. Mas actividad defensiva con Miguel Camino en el avanzado provocó que bajara la alta producción anotadora del Ángel Ximénez con respecto a la primera mitad. Con Yeray Lamariano poniendo el candado en portería y el ataque del insistiendo ante el marco rival, Manu García hizo el 23-25 min.45, y el Recoletas se metió de lleno en la cita.

 

Sin embargo, Puente Genil no se vino abajo, ni siquiera cuando Recoletas se puso a uno a cuatro minutos para la conclusión. El cuadro de Paco Bustos trató de que el encuentro no se jugara a un ritmo alto y aguantó las embestidas locales y la presión del público. Los árbitros expulsaron al entrenador del Atlético Valladolid David Pisonero a poco mas de dos minutos para el final y aún así los castellanos con dos jugadores menos intentaron la hombrada. Pero Puente Genil demostró su experiencia, no titubeó y se llevó un trabajado triunfo.