El Atlético Valladolid roza la gesta ante el FC Barcelona
Cyl dots mini

El Atlético Valladolid roza la gesta ante el FC Barcelona

Atlético Valladolid

Los gladiadores azules plantaron cara al líder al que superaron en ímpetu e intensidad, incluso también en juego. El Recoletas dominó la primera parte y llegó empatado al final. Pero un lanzamiento de Palmarsson en un golpe franco con barrera, ya sin tiempo, dio la victoria a los azulgranas.

Recoletas Atlético Valladolid (29):Javi Díaz (portero), Adrián Fernández (6), Fernando Hernández (4, 2p), Abel Serdio (5), Roberto Pérez (3), Gonzalo Viscovich (3), Víctor Rodríguez (3) –siete inicial- Diego Camino (1),Nico López (-),Héctor González (-),Alex Garza (-),Rubén Río (1), César Pérez (portero), Miguel Martínez (-),Jorge Serrano (1),Miguel Camino (2)

 

FC Barcelona Lassa (30): Gonzalo Pérez de Vargas (portero, 4 paradas), Víctor Tomás (3,), Raúl Entrerríos (1), Cedric Sorhaindo (-), Aitor Ariño (3), Jure Dolenec (5, 4p), Virán Morros (-), –siete inicial–Thimothey N’Guessan (3),Gerard Forns (ps),Valero Rivera (2, 1p), Kamil Syprzak (2), Alexis Hernández (1), Dika Mem (3), Yanis Lenne (1), Aron Palmarsson (6), Wael Jallouz (-)

 

Parciales cada 5 minutos:3-1, 7-4, 11-7, 12-9, 16-12, 18-14-descanso-21-21, 21-21, 21-22, 23-25, 26-27, 29-30

 

Árbitros:Alberto Ballano Dueñas y Alberto Rodríguez Rodríguez.Excluyeron aYanis Lenne (20’), Dika Mem (34’, 58’), Roberto Pérez (40’), Adrián Fernández (43’), Timothey N’Guessan (48’), Abel Serdio (59’).

 

Pabellón:Pabellón Huerta del Rey (Valladolid).Partido de la 22ª jornada de Liga Asobal.3.058 espectadores.

El Recoletas Atlético Valladolid se fue derrotado de Huerta del Rey ante el líder (29-30) pero con la extraña sensación de haber ganado. Los gladiadores azules creyeron más que nadie en la posibilidad de derrotar al FC Barcelona, que suma 145 partidos invicto en Liga Asobal, y a punto estuvo de conseguirlo. Esa mera posibilidad ya significó todo un triunfo para los vallisoletanos y, sobre todo, una competición cansada de la superioridad aplastante de los azulgrana.

 

Por eso, esta derrota por la mínima deja un rastro de dulce sabor, por haber plantado cara al líder, y, a la vez, de mucha amargura por cómo se produjo. La lógica indicaba una derrota aplastante del Recoletas, y sucedió todo lo contrario. La hazaña estuvo muy cerca porque los vallisoletanos jugaron mejor que su rival y merecieron más premio. Sin embargo, el resultado dejó finalmente ese sabor agridulce a toda la afición de Huerta del Rey, 3.000 aficionados, porque se produjo con un lanzamiento en el último segundo de Aron Palmarsson, en un golpe franco con barrera. Excesivo premio para un FC Barcelona que nunca rindió al nivel que se le supone y que pretendió llevarse el partido sin bajar del autobús.

 

Los gladiadores azules sorprendieron a todos y se marcharon al descanso con 4 goles de ventaja sobre el líder (18-14). Los locales dejaron de forma increíble al FC Barcelona en solo 14 goles gracias a una brillantísima defensa, de nuevo la mejor arma de los vallisoletanos. Un trabajo en el que ayudaron Alex Garza y Nico López, gigantes atrás, y un excelente Javi Díaz en la portería, con 7 paradas en la primera parte y otras 7 en la segunda. Pero también ayudó la fortuna, que se alió con los gladiadores azules y provocó que hasta ocho lanzamientos de los azulgrana fueran al palo en la primera parte. Pero a pesar de ese toque de suerte, la intensidad vallisoletana atrás y en general superó ampliamente a un FC Barcelona que nunca se encontró cómodo.

 

Otra de las claves para entender el resultado fue el control del ataque vallisoletano. Apenas hubo pérdidas, malos pases ni errores y prácticamente todos los ataques terminaron en lanzamientos. Esto evitó los peligrosos contraataques azulgranas, apenas dos en todos el primer tiempo y cuatro en todo el partido. En este apartado destacaron los dos centrales, Diego Camino y Adrián Fernández, que jugaron mucho tiempo juntos y mantuvieron en jaque a la defensa visitante.

 

Con todo esto, el choque se inició con una dinámica favorable a los gladiadores azules que muy pocos esperaban. 6-3 en el minuto 8, 8-4 en el minuto 10 y la máxima ventaja en el minuto 13, cinco goles: 10-5. Destacaban en ataque Roberto Pérez, muy móvil, veloz e inesperado en sus penetraciones. También Adrián Fernández, a pesar de no estar al cien por cien físicamente, que anotó 6 goles y dio bastantes más. Víctor Rodríguez, también tocado, mantuvo su eficacia goleadora lo que pudo, 3 goles, hasta que tuvo que retirarse por problemas físicos, y Abel Serdio, pese a su desventaja física anotó otros 5.

 

La ventaja se mantuvo entre los tres y cuatro goles para el Recoletas Atlético Valladolid durante la primera parte y se llegó al minuto 22 con un 15-11, ventaja que se prolongó hasta el descanso (18-14).

 

La segunda mitad no empezó igual para los vallisoletanos, con un 0-3 de parcial en contra que acercó a los azulgrana (18-17). A los cinco minutos el FC Barcelona empataría el choque (19-19, minuto 35) con un Recoletas al que le costaba mucho más anotar y con una dinámica diferente. Dos inferioridades consecutivas, de Roberto Pérez y Adrián Fernández, asestarían un golpe casi definitivo al partido a favor de los catalanes, que se pusieron por delante por primera vez (21-22, minuto 43).

 

Sin embargo, cuando todo parecía que los de David Pisonero se hundirían a manos de un FC Barcelona superior continuaron su buen trabajo y manteniendo el tipo. Gracias, una vez más, a la recuperación de su nivel defensivo, que les permitió aguantar para volver a empatar (23-23, minuto 49) y seguir soñando con la machada.

 

Se entró en los minutos decisivos con el partido por decidir y aunque ahora dominaba el Barça no logró escaparse en el marcador (27-27, minuto 56). Fueron minutos en el que hubo un gran protagonista: Aron Palmarsson. El central islandés tomó las riendas del ataque azulgrana y se convirtió en el único que tenía las cosas claras y el brazo firme.

 

Con 29-29 en el marcador y 19 segundos para un ataque, el FC Barcelona no pudo lanzar. Se señaló golpe franco a falta de 2 segundos para el final. Los colegiados excluyeron a Abel Serdio en el primer intento de lanzamiento de Palmarsson. Y en el segundo intento, ya sin tiempo en el reloj, el islandés encontró un hueco por debajo para superar a Javi Díaz y anotar el gol de la victoria (29-30).