El Atlético Valladolid roza el sobresaliente aunque cede ante León

DANIEL ÁLVAREZ

Huerta del Rey vibró con un derbi de altura que no se decidió hasta los últimos segundos. Un partido donde los detalles fueron fundamentales, donde los de Nacho González supiero sufrir, y donde en la primera parte el ataque visitante se impuso a la defensa local.

Recoletas Atlético Valladolid (32): Javi Díaz (Portero), Fernando Hernández (-), Rubén Río (9), Diego Camino (3, 3p), Abel Serdio (3), Gonzalo Viscovich (-), Víctor Rodríguez (5) -siete inicial- Nico López (1), Roberto Turrado (-), Alfonso de la Rubia (1), Miguel Camino (-), César Pérez (portero), Roberto Pérez (1), Jorge Serrano (3), Luisma Lorasque (-) y Daniel Dujshebaev (6).

 

Abanca Ademar León (34): Ignacio Biosca (portero), Mario López (5), Juanín García (6, 2p), Diego Piñeiro (4), Gonzalo Carou (-), Leo Santos (2), Alejandro Costoya (7) -siete inicial- Vladimir Cupara (portero), Sebas Simonet (3), Federico Matias Vieyra (7), Rodrigo Pérez (-), David Fernández (-), Jaime Fernández (-), Ignacio Huerta (-), Javi García (-), Acacio Marques Moreira (-).

 

Parciales cada 5 minutos: 2-3, 3-4, 6-9, 7-12, 11-13, 12-14 -descanso- 15-17, 18-21, 20-24, 24-28, 27-30 y 32-34

 

Árbitros: Yon Bustamante López y Javier Álvarez Mata. Excluyeron a Piñeiro (22’), Costoya (23’), Turrado (25’), Viscovich (36’), Leo Santos (38’), Serdio (41’), Diego Camino (43’), Miguel Camino (54’), Gonzalo Carou (57’) y Fernando Hernández (59’)

 

Pabellón: Pabellón Huerta del Rey (Valladolid), ante 3.036 espectadores.

Un derbi de los que se echaban de menos. Huerta del Rey volvió a disfrutar este sábado 13 de mayo de uno de los enfrentamientos con más pasión del balonmano nacional, el que enfrenta a pucelanos y leoneses. El Recoletas Atlético Valladolid supo sufrir cuando los visitantes ampliaban la diferencia y logró poner contra las cuerdas al aspirante a la segunda posición de la Asobal, que finalmente se llevó el partido por 32-34.

 

Un partido de detalles. En la primera mitad a Ademar León le resultaba fácil hacer gol mientras que los vallisoletanos tenían que pelear cada ataque. Llegaron a ser cinco los goles de diferencia, con el 7-12 en el minuto 20, pero al descanso el marcador lucía un 12-14 que auguraba batalla en un segundo acto para el recuerdo.

 

Y así fue, tras el paso por vestuarios. De nuevo Ademar logró aumentar la renta hasta los cinco goles pero las exclusiones, que cayeron para uno y otro lado, ayudaron a dar vida a un partido que deparó cinco minutos finales donde la victoria pudo caer de cualquier lado. Con la magistral dirección de Diego Camino, y los goles de Dujshebaev (6) y Rubén Río (9) desde los laterales, los de Valladolid llegaron al último parcial con diferencias de uno o dos goles abajo.

 

Las gradas también jugaron su partido, con cientos de aficionados leoneses arropando a los suyos y un público vallisoletano entregado a la garra de sus jugadores. Camino desde los 7 metros aprovechó sus oportunidades y forzó, a falta de dos minutos y medio, una exclusión rival que dejaba incierto el pronóstico del encuentro. Finalmente Ademar demostró su veteranía, con un incombustible Juanín García y un Alejandro Costoya que se marchó con ocho goles, y supo amarrar los dos puntos.

Noticias relacionadas