El Atlético Valladolid logra con agonía su primera victoria fuera de Valladolid

Un parcial de 5-1 a favor del Villa de Aranda, hasta el 24-24, puso en aprietos el triunfo del equipo visitante, mejor a lo largo de casi todo el encuentro. Fueron dos ex arandinos, Diego Camino y Javi Díaz, quienes tuvieron la clave del éxito.


 

BM Villa de Aranda (24): Ricardo Amérigo (portero), Nemanja Bojicic (2), Adrián Fernández (3), Juanlu Moyano (6, 1p), Henrrique Petter (2), Roberto Sánchez ‘Bicho’ (1), Manuel García (-) -siete inicial- Xoan Ledo (portero), Lucas Moscariello (2), André Amorim (-), Mathias Bonaventure Ortega (3, 1p), Lluis Montserrat (-), Víctor Megías (-), Álvaro Torres del Val, Raul Nantes (5), Iker Antonio Marcos (-).

 

Recoletas Atlético Valladolid (25): Javi Díaz (Portero), Fernando Hernández (6, 2p), Gonzalo Viscovich (2), Víctor Rodríguez (3), Abel Serdio (1), Diego Camino (4), Rubén Río (3) -siete inicial- Roberto Turrado (-), Nico López (1), Roberto Pérez (-), Daniel Dujshebaev (0), Alfonso de la Rubia (-), César Pérez (portero), Jorge Serrano (2), Luisma Lorasque (2) y Miguel Camino (1).

 

Parciales cada 5 minutos: 2-1, 4-5, 6-6, 7-8, 8-10, 12-11 -descanso- 12-13, 13-16, 15-18, 16-20, 19-23 y 24-25

 

Árbitros: Rafael Alberto García Mosquera y Goyo Muro San José. Excluyeron a Nemanja Bojicic (32’), Víctor Megias (41’), Abel Serdio (45’), Lucas Moscariello (47’) y Nico López (56’).

 

Pabellón: Pabellón Príncipe de Asturias (Aranda de Duero). 1.300 espectadores. Antes del partido Diego Camino recibió el homenaje del BM Villa de Aranda.

El Recoletas Atlético Valladolid consiguió su primera victoria de la temporada fuera de casa tras ganar al BM Villa de Aranda por un agónico 24-25. Un triunfo sufrido y fundamentado de nuevo en la defensa y, sobre todo, en la espectacular actuación de Javi Díaz. El portero terminó con 20 paradas de 44 lanzamientos en una actuación memorable que culminó además con una parada en el último lanzamiento, a 5 segundos del final, que certificó la victoria visitante.

 

Además de Javi Díaz y la gran defensa de los gladiadores azules, también brilló con luz propia Diego Camino, autor de 4 goles, varias asistencias y un tanto decisivo en los minutos finales que evitó la remontada del BM Villa de Aranda. El Atlético Valladolid perdió una ventaja de 5 goles (15-20) y los locales llegaron a empatar (24-24) a falta de un minuto, pero los de Nacho González mantuvieron la calma, Serdio anotó un tanto más y después la defensa y Javi Díaz hicieron el resto.

 

Un inicio muy igualado y tenso, con las defensas superando a los ataques en ambas áreas, nos dejó un partido trabado, con imprecisiones, ataques espesos y lentos en el que cada error se pagaba muy caro. La igualdad en el marcador se mantuvo durante toda la primera parte, salvo el 8-10 del minuto 25, una ventaja visitantes que apenas duró nada tras el 3-0 de parcial que le endosó el BM Villa de Aranda para de nuevo regresar a la igualdad (11-10, minuto 28). Al descanso se llegó con 12-11 para los arandinos.

 

Una primera mitad con muy pocos goles debido también al acierto de los dos porteros, Javi Díaz por el Recoletas Atlético Valladolid y Richi Amérigo por el Villa de Aranda. Ambos se marcharon al vestuario con un espectacular 45% de acierto.

 

También brillaban con luz propia Diego Camino, que regresaba a Aranda por primera vez tras 12 temporadas jugando allí, y Rubén Río, que empezó anotando mucho hasta que se lesionó en un tobillo en el minuto 10 y ya no pudo regresar al partido. Por el Villa de Aranda destacaron los dos laterales izquierdo, Juanlu Moyano y Raul Nantes que, aunque algo ansioso y precipitado, fue capaz de anotar 4 goles en esta parte con tan pocos tantos.

 

Sin embargo, el Recoletas Atlético Valladolid cambió la cara al partido en la segunda parte. Su defensa subió su intensidad todavía un poco más y maniató el ataque arandino, incapaz de superar los blocajes y al guardameta vallisoletano, Javi Díaz, que alcanzó incluso el 55% de acierto en los momentos más acertados de su equipo.

 

Los vallisoletanos dieron la vuelta al marcador con un parcial de 1-5 en diez minutos (13-16, minuto 40). Aguantó Villa de Aranda como pudo con los goles de Juanlu Moyano pero los de Nacho González siguieron machacando a su rival en defensa. Así, a pesar de la imprecisiones y pérdidas en ataque, los gladiadores azules alcanzaron su máxima ventaja, 5 goles en el minuto 48 (15-20) y parecían encarrilar el triunfo. Brillaba Fernando Hernández, desde la posición de lateral derecho, Diego Camino, Víctor Rodríguez y Javi Díaz en portería.

 

El BM Villa de Aranda propuso entonces una defensa 5-1 y dio más velocidad a sus ataques. El choque cambió radicalmente y comenzaron a llegar los goles con más fluidez, lo que benefició a los locales. Primero llegó un parcial de 3-0 (18-20, minuto 51) que el Valladolid rompió con los goles de Víctor Rodríguez (19-23, minuto 55), que de nuevo parecía finiquitar el encuentro. Y después con un contundente parcial de 5-1 para empatar (24-24, minuto 59) tras sufrir los vallisoletanos la exclusión de Nico López y dos pérdidas de balón que acabaron en gol. Por suerte, un determinante Diego Camino anotó un gol en inferioridad numérica que valía su peso en oro y mantuvo vivo a los gladiadores azules.

 

Así, tras un tiempo muerto el Recoletas entró en el último minuto con la necesidad de anotar. Lo hizo en una gran jugada Abel Serdio desde 6 metros, dejando el choque 24-25 y al Villa de Aranda con 35 segundos. El final no podía terminar de otro modo que con una nueva parada del gigante Javi Díaz, que detuvo el lanzamiento de Roberto Sánchez desde 6 metros a 5 segundos del final.

 

Nacho González, entrenador del Recoletas Atlético Valladolid, valoraba así el encuentro: “Dos puntos muy importantes en un ambiente espectacular. Era el primer derbi regional del club y hemos conseguido llevarnos la victoria en un Príncipe de Asturias con un gran ambiente y 200 aficionados nuestros en la grada, que seguro han disfrutado mucho”.

 

“Hemos hecho un partido muy completo, salvo dos fases en la primera y en la segunda parte. En la primera cuando ganábamos de dos, con varias pérdidas, y con la amenaza de Raul Nantes, al que costó defender en la primera parte. Y al final, con 5 arriba y la exclusión y remontada de Villa de Aranda. Estábamos defendiendo bien, pero tuvimos otro par de pérdidas, algún ataque precipitado y las paradas de su portero".

 

Sobre la remontada final del rival dijo: “Ahí necesitamos ataques más largos, quisimos ganar muy rápido pero su portería estuvo muy bien parando ocasiones claras. Pero supimos jugar con tranquilidad. Diego Camino y Javi Díaz estuvieron muy buen. Fueron claves con el gol de Diego durante la inferioridad y la última parada de Javi. Tuvimos la defensa y la portería a un nivel alto, defendimos muy centrados”.